Escucha esta nota aquí

La realidad supera a la ficción y John Travolta lo sabe. Con motivo del estreno de su última película, The Fanatic, en donde da vida a un fanático sicópata, el actor recordó en el programa Good Morning America uno de los capítulos más terroríficos de su vida.

"Hace 30 años, cuando vivía en Santa Bárbara, una fan se metió a mi casa sin que yo me enterara y se escondió en mi armario. Cuando lo abrí me dio un susto de muerte, pero resultó ser una persona inofensiva", contó. 

También en otra ocasión, un estudiante se coló cuando celebraban una cena familiar. “No sé cómo llegó hasta allí, pero tampoco tenía malas intenciones”, relató el actor. 

A pesar de estos dos episodios, el actor admitió que tener fans es algo que conlleva la fama y, aunque en ocasiones pasen estas cosas, no es nada malo. 

"Tienes un ticket de oro alrededor del mundo. Y ¿qué tienes que hacer? ¿firmar autógrafos y hacerte fotos? Para mí no es un gran precio a pagar”, concluyó.