Escucha esta nota aquí

Hace 10 años tenía 17. Era apenas una adolescente que soñaba con ser odontóloga. Nunca se imaginó que sería una figura pública, aunque trabajó como modelo publicitaria. Hoy, Mariana Dupleich Arana es una reconocida presentadora, con una década en la pantalla chica. Es la nueva imagen de la Red Uno Cochabamba y quiere trabajar en Santa Cruz.

Casi sin querer

Cuando la rubia cursaba el último año del colegio, su madre, Patricia Arana, le dijo que se presentara a un casting en ATB. “Fue más que todo para que me levante temprano y haga algo con mi tiempo libre”, recuerda. Y ríe. Así que se presentó y, luego de unas pruebas, fue aceptada en el canal; condujo la revista matutina y el noticiero desde 2009.

“Al graduarme del colegio empecé a estudiar Odontología, pero mi carrera no congeniaba con mi trabajo en la pantalla chica, entonces decidí cambiarme a Comunicación Social y definitivamente descubrí mi pasión. Va con mi forma de ser: animada e hiperactiva”, sostiene.

Tras tantos años en esa casa televisiva, Mariana sintió que necesitaba renovarse. Buscó nuevos rumbos y llegó a Red Uno. “Quería crecer y participar de grandes producciones internacionales, como Factor X. Pedí que me trasladen a Santa Cruz”, cuenta. Antes de ese ‘gran cambio’, la producción quiere afianzar su imagen dentro de la red naranja y apuesta por traerla a la ciudad de los anillos “tal vez en los próximos meses”.

Por el momento, la cochabambina, de 1,70 m, presenta El mañanero y Notivisión al mediodía en su ciudad natal. “Al principio sentí temor por los cambios, incluso tenía que preguntar por dónde entrar al set, pero ahora me di cuenta que mi cambio fue acertado y estoy agradecida por la oportunidad”, expresa.

En paralelo

A sus 14 años ya llegaba a su estatura actual. Sus rasgos delicados y su espigada figura llamaban la atención. Fue fichada por la agencia de modelos de Ivana Sánchez. Ahí trabajó durante cuatro años en pasarelas y fotografías.

Además de ser linda y posar bien, Mariana es talentosa y desde muy joven baila caporales. En 2017 fue elegida como representante de la fraternidad Caporales San Simón y concursó para ser reina del Carnaval de Cochabamba. Ganó. “Nunca he sido pro certámenes de belleza, porque creo que es relativo. Lo que a mí me gusta, tal vez a otros no, pero en el Carnaval es diferente. Ahí no se muestra demasiado lo físico, sino la alegría y el talento con el folclore. Eso no significa que critique a los concursos. Creo que las mujeres deben elegir lo que les hace feliz”, expresa.

Ahora, la joven, de 27 años, ya no tiene tiempo para seguir en el exigente ritmo de las pasarelas, pero participa en ferias y es influencer de varias empresas.

En su página de Facebook cuenta con más de 20.000 seguidores y en ella comparte imágenes de sus trabajos, de sus viajes y de las compañías con las que trabaja a lo largo del año.

Tras las luces

Solo un momento marcó su vida. No fue ni su matrimonio ni su separación, sino el nacimiento de su hija Matilde. “Me casé a los 20. Era muy joven, así que me tocó estudiar, trabajar, ser mamá, esposa y figura pública”, comparte. Las cosas con su exesposo no funcionaron. “A veces no se pueden congeniar las profesiones. Nosotros éramos muy diferentes”, dice. Ahora ambos se llevan muy bien, son amigos e intentan darle lo mejor a su pequeña.

A pesar de la ruptura, siguió creyendo en el amor. Actualmente tiene una relación con un cruceño. “Aún no quiero adelantar nada, porque nos estamos conociendo. Nos llevamos muy bien”, cuenta.

Siempre tuvo los pies sobre la tierra, pero ahora quiere alzar vuelo y anhela hacerlo desde la ciudad de los anillos, donde espera ser recibida con el mismo cariño que en su Llajta.