Escucha esta nota aquí

Es talentosa, linda y ahora famosa. Su nombre: Luz Nohelia Ruiz Peláez. Su edad: 20 años. Nació en Santa Cruz de la Sierra; sin embargo, pasó su infancia en La Paz y su adolescencia en Cochabamba. A los 15 años volvió a la ciudad de los anillos y aquí se estableció.

Son 31 tatuajes los que cubren su cuerpo; el primero se lo hizo a los 16 años, un casete que representa su gusto por la música en su etapa más pura de los 80 y 90.

A ‘Lola’, como le dicen sus familiares y amigos, le gustaba tanto el arte corporal que no solo quiso llevarlo en su piel, también eligió dedicarse a él. “Me especialicé en blackwork, geometría y puntillismo”, cuenta.

“También hice cursos de Bioseguridad, saqué el carné sanitario y empecé a tatuar. Los primeros que confiaron en mí fueron mis amigos”, recuerda.

Tenía 18 años cuando se independizó y comenzó a trabajar en distintos estudios de tatuajes en Santa Cruz. A la par, participaba en convenciones internacionales.

El poder de su voz

Recuerda que era solo una niña cuando soñaba con conocer a las estrellas del jazz Amy Winehouse y Nina Simone. Le gustaba cantar, pero cree que al principio no lo hacía tan bien. “Me puse a practicar y fui evolucionando, noté mi mejoría cuando unos amigos me invitaron a grabar algunos temas en un estudio. Fue increíble”, confiesa.

Así decidió incursionar en la música, participó en las audiciones de Factor X y clasificó. “¿Qué podía perder? Era solo una madrugadita, clasifiqué y avancé en cada etapa”, señala. Considera su paso por el programa de canto como una “experiencia invaluable”. Dice que aprendió de sus compañeros y de la convivencia. “Tuve episodios buenos y malos”, afirma.

Su estilo ¿un problema?

‘Lola’ siempre usó el pelo corto por el clima cruceño. Su cabellera adoptó colores como el rosa, rojo, lila y azul. Considera que tiene un look y una personalidad extrovertida y que así como puede ser genial y llamar la atención de algunas personas, que incluso la invitaron a modelar, también le trajo problemas y muchos calificativos.

“Me da igual como me vean. Pero hay días en que me da ganas de ponerme una manga larga o un jeans y no mostrar ningún tatuaje porque la sociedad de nuestro país está muy atrasada y tiene muchos prejuicios”, expresa.

Las críticas de la gente se comenzaron a incrementar cuando ella se hizo una figura pública, incluso llegó a recibir amenazas de muerte solo por su apariencia.

“Me llegó a afectar. En algún momento no quise salir de casa, imaginate que de 100 comentarios malos, uno sea en serio, no sabés cómo puede llegar a reaccionar la gente”.

Fue en esa etapa cuando tomó sus previsiones y para cumplir con sus actividades necesitaba la compañía de sus padres o de su novio. Nunca estaba sola. “Con el tiempo aprendí a sobrellevarlo”, explica.

El amor

Pero lo más bonito que le dio Factor X fue conocer a Samuel Ruiz (25), un cantante paraguayo que ella define como “una persona que mentalmente es muy estimulante”. Se enamoraron con la convivencia y pasaron momentos lindos y también duros; una vez les tocó ir a eliminación juntos y enfrentarse por los votos del público. Superaron la prueba.

Al salir del programa viajaron juntos a Asunción (Paraguay), pero ‘Lola’ regresará dentro de dos meses a su tierra para seguir abriéndose camino en la música y grabar un videoclip. Él, por el momento, la esperará en su país.

“Queremos dedicarnos al mismo género musical. No vamos a hacer un dúo, pero sí queremos apoyarnos en todo y ver que pasa con el tiempo”, confirma.

En 2020 Lola viajará a Estados Unidos en búsqueda de oportunidades en el área musical, como tatuadora y quién sabe... el modelaje.

Pareja. Enamora con Samuel Ruiz desde hace cinco meses
Extrovertida. Le encanta pintar su pelo y los tatuajes

Comentarios