Escucha esta nota aquí

El máximo momento de la mala relación a la que llegaron los hermanos Guillermo y Harry, hijos del príncipe Carlos y de la fallecida Diana de Gales, llegó cuando el duque de Sussex y su esposa Meghan Markle ofrecieron una entrevista a la periodista Oprah Winfrey, en la que contó ciertas intimidades de la familia real británica, lo que no cayó bien a la monarquía, especialmente al duque de Cambridge, quien dijo que mucho de lo que se dijo en ese programa de TV no era verdad.

La relación familiar entre ambos hermanos se deterioró, llegando al punto de que cortaron la comunicación que siempre los unió. En el funeral del abuelo paterno de ambos, el príncipe Felipe de Edimburgo, estuvieron en la misma fila, pero separados por un primo. A la salida del servicio religioso, en la capilla de San Jorge, se los vio juntos y conversando, al lado de Katherine, la esposa de Guillermo, que según sus allegados es una de las personas que más desea la reconciliación y para ello ha interpuesto sus buenos oficios.



Los medios de comunicación británicos afirmaron que una vez que ingresaron al castillo de Windsor, luego del entierro de su abuelo, conversaron al menos dos horas, aclararon algunas situaciones y comentarios. Se comprometieron a que pondrían todo de su parte para volver a ser los hermanos unidos que siempre fueron.

Recientemente Guillermo y Katherine cumplieron 10 años de matrimonio. No hubo celebraciones debido al duelo que aún guardan. Recibieron miles de felicitaciones llegadas de todo el mundo, sin embargo la que más conmovió a la pareja fue la que recibieron de Harry y de Meghan, en la que no solo los congratulan, sino que les manifiestan que a pesar de todo, siguen siendo importante para ellos y que los quieren mucho, informa la revista Vanity Fear.

Les desean muchas felicidades y que cumplan muchos años más de casados, al lado de sus tres hijos, Jorge, Carlota y Luis, a quienes les dicen que los aman. La oficina de prensa de los duques de Cambridge hizo pública dicha misiva, a la que Guillermo consideró la más importante de las que recibió.



Los hermanos royals tendrán otro reencuentro, el 1 de julio, cuando se recuerde el 60 aniversario natal de su madre, la princesa Diana de Gales. Harry viajará en aquella ocasión a Londres, pues estará presente en la inauguración de una estatua de Lady Di, situada en los jardines del palacio de Kensington, que además serán abiertos al público.

Esta será otra ocasión para que los duques limen sus asperezas y consoliden su reconciliación. En un mes más se tiene previsto que nazca en EEUU el segundo hijo del príncipe pelirrojo, que será niña. Se espera que su hermano y su cuñada devuelvan las gentilezas y le envíen una afectuosa felicitación.


Comentarios