Escucha esta nota aquí

El rey malasio Abdulá de Pahang y su esposa, la reina consorte Tunku Azizah Aminah Maimunah, fueron puestos en cuarentena después de que siete de sus empleados dieran positivo por Covid-19. Ambos se hicieron las pruebas que dieron negativas. Sin embargo, pasaron por “una autocuarentena de 14 días”, contando desde este miércoles 25 de marzo, según explicó la Casa Real en un comunicado recogido por Channel NewsAsia. En él se dice que este confinamiento es el resultado de la contaminación por coronavirus de siete miembros de su personal en el palacio de Istana Negara. Los siete están en tratamiento en un hospital de Kuala Lumpur y están en condición estable.

“Para garantizar que la exposición al virus pueda controlarse en Istana Negara, se ordenó a todos los contactos cercanos y al personal involucrado una cuarentena de 14 días”, reza el comunicado. Este agrega que se informó al soberano que no vea al primer ministro Muhyiddin Yassin en su reunión semanal preministerial, así como en todas las sesiones hasta el final de la pandemia. Channel NewsAsia recuerda que el jueves Malasia contabilizaba casi 1.800 casos y 21 muertes.

Malasia es una monarquía constitucional donde el rey es elegido por cinco años. Abdulá de Pahang fue oficialmente designado como soberano de Malasia el 30 de julio de 2019 en el palacio Istana Negara en Kuala Lumpur, durante una ceremonia en presencia de su esposa, la reina consorte Tunku Azizah Aminah Maimunah, y de unos 700 invitados. Educado en Reino Unido, donde desarrolló una ferviente afición por el polo, Abdulá es muy conocido en el mundo del deporte. Ocupa un puesto en el consejo supervisor de la FIFA y es presidente de la Federación Asiática de Hockey. Está casado con dos mujeres y tiene diez hijos, uno de ellos adoptado.

Abdulá reemplazó como rey a Mohamed V, gobernante del estado de Kelantan y que renunció súbitamente al trono cuando apenas llevaba dos años en el cargo, en una decisión sin precedentes. Hasta ahora, ningún ocupante del trono en esta monarquía rotatoria había abdicado.

Aunque Mohamed V no ofreció ninguna razón para su renuncia, unas fotos aparecidas en los medios apuntaban a que lo había hecho para casarse con la rusa Oksana Voevodina, de 25 años y una antigua miss Moscú, en una ceremonia por todo lo alto en Moscú. Se separó de la exreina de la belleza, con la que ahora lucha por la custodia de su único hijo.



Comentarios