Escucha esta nota aquí

En los años 80 y 90, la televisión mexicana tuvo dos grandes divas inigualables, las actrices y cantantes Lucía Méndez y Verónica Castro, que siempre fueron rivales, llegando a ser enemigas. El periodista de farándula Jorge Carbajal contó en un programa de TV que una vez fue testigo de una pelea entre ambas, afuera de los foros de filmación de las telenovelas.

El reportero, que en esa época hacía sus prácticas de periodismo en Televisa, cuenta que estaba de paso por los estudios de grabación, cuando escuchó los gritos de dos mujeres que se insultaban con obscenidades. Cuando se acercó a ver lo que pasaba se encontró con nada más y nada menos que Verónica Castro y Lucía Méndez.



"Sucede que ambas ya habían terminado de trabajar y se estaban yendo a sus casas. Como eran dos grandes estrellas les permitían que estacionen sus coches afuera de los estudios. La Méndez estaba en un hermoso auto dorado descapotable, todo un lujo, mientras la Castro en una camionetita azul, pequeña y sencilla", contó el periodista en un programa de televisión en el que estaba presente la intérprete de Corazón de piedra, que con una sonrisa irónica solo decía "no me acuerdo".

El comunicador manifestó que quién iba a creer que dos damas, las máximas figuras de la TV utilicen ese tipo de lenguaje, que sean tan agresivas y que demuestren tan vulgarmente el odio que se tenían.



Cuenta que Lucía al parecer estaba apurada y quería salir rápido del lugar, pero le estorbaba la camioneta. Tocó varias veces la bocina hasta que la persona que estaba adentro bajó el vidrio de la ventana, sacó la cabeza y era Verónica, que increpó a su colega diciéndole "oye, qué te pasa?". Entonces vinieron los insultos, más del lado de la Méndez, que demostró un "lenguaje de grueso calibre", recordó.

Un ejecutivo del canal de TV tuvo que salir a apaciguar las aguas, medió e hizo que termine la pelea. La actriz de Tu o nadie, furiosa hizo crujir las llantas de su lujoso auto y salió rápidamente. Mientras que la intérprete de Los ricos también lloran, más tranquila, se fue en su pequeña camioneta azul.



Lucía Méndez dijo que no es ni fue enemiga de Verónica, pero tampoco fueron amigas, simplemente tenían el mismo oficio y trabajaban en la misma empresa y pocas veces coincidieron en el mismo estudio. 

"A ella le gustaba imitarme. Si yo hacía una cosa, también ella salía con algo parecido, y eso me molestaba", contó y reiteró que no se acuerda de la pelea.

Comentarios