Escucha esta nota aquí

Este fin de semana Kanye West ha vuelto a celebrar uno de sus encuentros espirituales, que están abiertos a personas de todas las religiones, para retransmitirlo a través de servicios de streaming como Triller o Fite TV, y entre los invitados se encontraban dos estrellas de la música tan diferentes como Justin Bieber (27) y Marilyn Manson.

En el caso del primero de los dos cantantes, Justin Bieber trató de mantener un perfil bajo (lo que viene siendo ir de incógnito), ocultándose bajo la capucha de la chaqueta que llevaba puesta, aunque en un momento dado sí se hizo con el micrófono para anunciar: "Hoy expulsamos toda presencia demoníaca en nombre de Jesús". Marilyn Manson; sin embargo, que ha permanecido retirado de la vida pública después que una decena de mujeres le acusan de abusos sexuales, sí adoptó un papel más activo liderando uno de los círculos de oración y en un momento dado se inclinó hacia Kanye para tocarle la frente con la suya mientras ambos cerraban los ojos.

Todos los asistentes a esta misa tan peculiar iban vestidos estrictamente de blanco y muchos se cubrían con unas capas que solo dejaban a la vista la zona de los ojos, como era el caso de Marilyn.

Comentarios