Escucha esta nota aquí

La empresa WME/IMG, organizadora del Miss Universo, desde el año pasado cambió un poco el concepto de su concurso e instruyó a sus representantes en todo el mundo a que sigan su línea al momento de elegir a sus misses.

La belleza física, de rostro y figura, seguirá siendo imprescindible. Pero a ello hay que agregar algo más, igual de importante y decisivo al momento de elegir a la ganadora, que es la personalidad, el carisma y que tengan una historia de vida que sirva de ejemplo a la sociedad, especialmente a los jóvenes.

La actual miss Universo, la francesa Iris Mittenaere, antes de ganar, en su país ayudó a refugiados, principalmente sirios, convirtiéndose en un modelo a seguir por la acción solidaria que realizaba.

En Bolivia se está siguiendo el mismo camino. Promociones Gloria está valorando a aquellas chicas que, además de bonitas, tienen algo que contar, un ejemplo de vida que puede ayudar a otras personas.
Lo vimos en el pasado Miss Santa Cruz. Algunas finalistas conmovieron con sus historias personales, que nos hicieron reflexionar sobre la sociedad en que vivimos.

Una mujer hermosa se ve aún más bonita si habla correctamente ante el público, y más todavía si lo que dice nos conmueve por la contundencia de su contenido, si es una reflexión o experiencia que nos sirve de ejemplo.

Ojalá que en el próximo concurso Miss Bolivia haya candidatas que puedan llegar a ser líderes y ejemplos. La sociedad las necesita.

Comentarios