Escucha esta nota aquí

Mayita Gallardo nunca pensó en participar en un concurso de belleza porque creía que eran solo para chicas delgadas y ella pesaba 150 kilos; sin embargo, un día, un fotógrafo y su esposo la animaron a postularse para representar al país en el Reina de las Américas 2018, en Cartagena (Colombia), y lo consiguió. Allí, la boliviana conquistó al jurado con su personalidad y ganó la categoría reina Plus de las Américas.

“Mi corona no es un premio a la obesidad, como muchos pueden pensar, sino es a la aceptación”, comenta Mayita.

Para esta comunicadora social, de 29 años, el concurso llegó en el momento en que menos lo esperaba: acababa de dar a luz a su primogénito, Dylan Esthay, y había alcanzado el peso más alto de su vida.

Para el certamen perdió 25 kilos y participó en las visitas a autoridades de Cartagena, sesiones fotográficas, desfiles de moda y en la gala final. Todo esto le hizo descubrir que todas las mujeres son bellas y especiales y que los kilos que marcan la báscula no tienen porqué determinar el amor propio.

Con esta experiencia, la reina de belleza quiso transmitir un mensaje positivo a las chicas ‘curvys’ y creo su página de Facebook (@MayitaModelCurvy). En esta plataforma, en la que suma más de 5.000 seguidores, recibe cientos de mensajes de todas partes del mundo a diario. Unos la apoyan y otros la critican, pero ella la mantiene activa porque sabe que luchar contra la obesidad no es tarea fácil y desea ayudar a quien lo necesite.

Su lucha

“Toda mi vida he sufrido de sobrepeso; mi madre tiene el mismo problema. Cuando me gradué del colegio pesaba 75 kilos y en la universidad 100”, cuenta.

Pese a los kilos de más, Mayita goza de buena salud. Su problema, dice ella, es comer a deshoras. “Tengo altibajos con mi peso, bajo 10 kilos y subo 15. Trato de privarme de las gaseosas y dulces, pero a veces peco. También intento hacer ejercicios”, agrega.

Mayita entregará su corona en marzo de 2019 y quiere dejar claro el mensaje de que ser gordita no la ha privado de nada. Por el contrario, desde que ganó el concurso obtuvo trabajos como modelo y se animó a lanzarse como imagen de su tienda de accesorios para chicas.

Comentarios