Escucha esta nota aquí

La actriz Megan Fox, de 33 años, lleva varios años siendo objeto de críticas debido a que su hijo Noah acostumbra a vestir con vestidos considerados femeninos. Sin embargo, la intérprete de Transformers dijo que no le importa lo que digan los demás y se está volcando en enseñarle al pequeño a tener confianza en sí mismo. 

“A veces se viste solo y le gusta ponerse vestidos”, explicó Fox en una entrevista en el programa de televisión The Talk, donde acudió de invitada el pasado jueves.

“Hace unos días se puso un vestido para ir a la escuela y cuando volvió a casa le pregunté: ‘¿Cómo fue? ¿Alguno de los amigos de la escuela te dijo algo? Y él me dijo: ‘Bueno, todos los chicos se rieron cuando entré a clase, pero no me importa, me encantan los vestidos”, contó Megan. 

Además de por su hijo, la actriz fue noticia estos días porque ha decidido contar los motivos por los que desapareció de Hollywood. En una reciente entrevista con Enterntainment Tonight, Fox ha revelado que se llegó a sentir “hipersexualizada” por la industria del cine, algo que le llevó a sufrir “un auténtico colapso psicológico”. “No quería que nadie me viera. No quería hacerme fotos para revistas ni pasear por alfombras rojas”, ha confesado.

Para saber

Fox ha demostrado en más de una ocasión que no tienen problemas en que sus pequeños vistan como quieran y no le preocupa en absoluto cumplir con los roles de género impuestos por la sociedad. En mayo, de 2017, se la vio por las calles de Malibú paseando con Noah y Bodhi, y ambos llevaban vestido; y en otra ocasión el mediano de sus hijos, Bodhi, decidió salir a la calle con un tutú rosa.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Megan Fox (@meganfox) el

 

Tags

Comentarios