Escucha esta nota aquí

El ganador de un premio Óscar como actor en 1976 y otro como productor en 1988, Michael Douglas considerado uno de los mejores intérpretes de Hollywood, confesó en un programa de TV que es feliz de haber sido padre siendo mayor, pero lo que le molesta es que la gente crea que sus hijos son sus nietos. Y no falta quien se le acerca y se lo dice personalmente, a lo que él algunas veces aclara la situación, otras no, porque todo sucede muy rápido.

Le pasó recientemente cuando su hija Carys, que tiene 18 años, se graduó en el colegio. El acto tuvo lugar al aire libre y asistieron varios familiares de la graduada. Después que le entregaron el certificado de egreso vinieron los abrazos de felicitación, y varias personas se le acercaron al artista y le decían "felicidades, debe estar orgulloso porque su nieta ya terminó el colegio", lo que no le hacía mucha gracia.



Douglas manifestó que al principio se daba la molestia de aclarar de que no es su nieta, sino su hija, muchas veces de manera rápida. Pero después solo agradecía, porque comprendía que por la diferencia de edad bien podría haber sido su abuelito.

El artista reconoció que los años pasan, que el tiempo no perdona y que su cabeza poblada de cabello blanco, señala que la vida ha transcurrido. Ya no es el galán de los años 80 y 90, cuando era un conquistador de damas y siempre integró las listas de los más atractivos de la meca del cine.



El estadounidense Michael Douglas está casado desde hace 21 años con la también actriz galesa Catherine Zeta Jones, de 51 años. Tienen dos hijos, Dylan (20) y Carys (18), con quienes aún viven en su residencia de California.

Pertenece a una dinastía de reconocidos actores de Hollywood, que integraba su ya fallecido padre Kirk Douglas, toda una dinastía del cine, y uno de sus hermanos, Peter Douglas, que también es artista.

Comentarios