Escucha esta nota aquí

El reconocido actor Michael J. Fox (60), lleva lidiando con el mal de Parkinson desde 1991. El actor hizo público su diagnóstico a finales de los año 90.

Durante varios años, el actor se mostró optimista con respecto a la posibilidad de encontrar una cura para una enfermedad con la que hoy conviven alrededor de 10 millones de personas en todo el mundo. 

El paso del tiempo y la falta de avances científicos lo llevaron a ir abandonando su característico pensamiento positivo. "Cuando me preguntan si creo que curarán mi Parkinson, les digo: 'Ya tengo 60 años y la ciencia es difícil. Así que no", confesó.

Por tal motivo, ha tratado de impulsar la ciencia a través de la fundación que lleva su nombre. También ha recaudado más de 800 millones de dólares contra el mal que lo aqueja.

Michael ha escrito en las últimas dos décadas tres libros de memorias que se han convertido en éxitos de ventas. Hoy en día, además, enfoca sus esfuerzos en cada uno de sus libros a desmitificar y normalizar el Parkinson, al mismo tiempo comenta que no le teme a la muerte y que se considera afortunado.

"Estoy agradecido por todo, por cada fractura, por cada gesto y por cada giro equivocado, por las pérdidas inesperadas porque han ocurrido de verdad y porque solo así pueden poner de relieve la alegría, los logros y el tremendo amor de mi familia. Creo que, al final, puedo ser al mismo tiempo un optimista y un realista", indicó.

Comentarios