Escucha esta nota aquí

​"El centro cambió, Santa Cruz cambió... ¡el mundo cambió! En julio cambiaremos nosotros también: cerramos unas puertas para abrir otras llenas de nuevos momentos y el sueño de más recuerdos inolvidables a partir de agosto", dice parte del comunicado que fue compartido en la página de Michelangelo Restaurante, que desde hace más de tres décadas funciona en la esquina de las calles Chuquisaca y Manuel Ignacio Salvatierra.

Michelangelo, de propiedad del empresario cruceño Carlos Suárez, fue uno de los primeros restaurantes de comida internacional en la ciudad de los anillos. Las pastas son su especialidad, así como la variedad de vinos para maridar y que forman parte de su bodega particular.

Un rincón mágico de adobe y ladrillo visto, la cava, se convirtió en uno de los lugares preferidos para celebrar el Día del Amor, aniversarios de matrimonio o románticas pedidas de mano.

La cocina de Michelangelo se instalará en Patio Design, donde ofrecerá el menú tradicional, con sus pastas estrella y algunas novedades. Allí comenzarán otra historia, en "otro centro", dejando múltiples recuerdos en su "casita azul".

Comentarios