Escucha esta nota aquí

Foto: Hatsuko Cárdenas

Era imposible no deslumbrarse cada vez que Mónica García Raslan (30) salía a escena en algún show ferial de las Magníficas de Pablo Manzoni en Santa Cruz; su experiencia en el modelaje y su dedicación por lucir un cuerpo escultural la hacían única.

Actualmente, más madura y más linda que nunca, su vida ha dado un giro, pues se dedica completamente a la crianza de Catalina (3) y a los trabajos que consiguió gracias al fortalecimiento que le dio a sus redes sociales durante la pandemia. 

Vive en La Paz desde hace cuatro años, donde se abrió espacio en lo laboral y desde la ciudad maravilla le contó a Sociales todo lo que tiene entre manos para este 2022, entre ello su retorno a las pasarelas en el Bolivia Moda.





Adaptación

Al principio, a la top le tocó acostumbrarse a La Paz, a su nueva cultura y rutina. Ahora recuerda como anécdota su cansancio al caminar por las calles empinadas y confiesa que ya lo hace de tacos sin ningún problema. 

Aprendió a comer picante en las comidas, lo que le ayuda a contrarrestar el frío de la ciudad y ahora cuando van amigos a La Paz hasta ella se las da de guía turística.

Cuenta que el modelaje es diferente allá porque hay pocos eventos de moda, pasarelas y ferias; sin embargo, es un rubro que está creciendo y las empresas están comenzando a apostar por hacer más cosas, sobre todo después de la pandemia.

El hogar

Así como muchas modelos, actrices y emprendedores tuvieron que reinventarse por la llegada del Covid-19 a nuestras vidas, a ella también le tocó. “Volví a trabajar de modelo cuando mi hija tenía seis meses. Creo que los cambios anteriores me ayudaron a sobrellevar la pandemia. Una parte de esta etapa estuve haciendo trabajo de oficina, cerré una alianza con el gym más importante de La Paz para que las personas puedan entrenar desde casa”, recuerda.

Ahora, a través de sus redes, comparte cómo combina la crianza de su hija y esto le ha abierto muchas puertas para trabajar con empresas a escala nacional.


Inseparables. Con su pequeña Catalina (3), su compañera en La Paz.

Mónica prefiere no hablar de lo sentimental; desde hace años ha separado lo laboral de lo personal, pero dice que hoy es mamá a tiempo completo por decisión propia.

Un año con buen pie

En 2021 trabajó con grandes marcas y, aunque reside en La Paz, sigue viniendo a Santa Cruz para los eventos más importantes. Actualmente es imagen de la marca de ropa Índigo y embajadora de Peugeot.


Buena racha. Empezó el año como embajadora de la
marca Peugeot.


Mónica se montará a una pasarela en el próximo BoMo, con fecha a confirmar, después de casi tres años.

“Pese a la distancia y la situación puedo trabajar en los eventos más importantes a nivel nacional”, expresa.

Además de su retorno a las pasarelas, retomará su carrera universitaria y evaluará propuestas para volver a la TV. También tiene proyectado un emprendimiento, que, cuando salga, lo compartirá primero con Sociales.


Esbelta. Tiene uno de los cuerpos más saludables y envidiados de las Magníficas







Comentarios