Escucha esta nota aquí

El productor de cine estadounidense Robert Evans, falleció a los 89 años de edad. De acuerdo con The Hollywood Reporter, el deceso se registró el sábado pasado, pero fue hasta este lunes que se dio a conocer. Evans es famoso por haber llevado al cine éxitos como El Padrino, Historia de amor y Chinatown (Barrio chino), con Jack Nicholson.

No se dieron a conocer detalles del deceso: “Nuestro hijo Joshua y yo extrañaremos muchísimo a Bob", dijo su ex esposa, la actriz Ali MacGraw, quien fuera protagonista de Historia de Amor junto a Ryan O’neal. “Estamos muy orgullosos de su enorme contribución a la industria del cine. Será recordado como un gigante”, señaló la actriz.

Nacido en Nueva York el 29 de junio de 1930, Evans fue contratado en la década de los 60 como jefe de producción en Paramount, rescatando el estudio y convirtiéndose a principios de los 70 en el ejecutivo “nuevo de Hollywood”.


El bebé de Rosemary (1968), Historia de amor (1970) y El Padrino (1972) bajo la supervisión de Evans, revivieron a Paramount, por lo que el estudio destacó la aportación del productor en la industria.

Variety dio a conocer que Paramount señaló con respeto a la muerte del productor, que “Hollywood ha perdido una de sus figuras más influyentes e icónicas en el inimitable Robert Evans. Fue un valioso y querido socio de Paramount Pictures durante más de medio siglo, y sus contribuciones a nuestra organización y a la industria del entretenimiento son innumerables y de gran alcance.

"Como actor, productor y líder, ha dejado una huella imborrable en nuestro estudio y en el mundo del cine. Su influencia se sentirá en las generaciones venideras. Extendemos nuestro más sentido pésame a sus seres queridos ", señaló la compañía.


La carrera y vida de Evans estuvo llena de altibajos, se casó siete veces y tuvo un hijo, el actor y director Joshua Evans. Ali MacGraw lo dejó por Steve McQueen, su coprotagonista en 1972 The Getaway, un triángulo amoroso que recibió gran atención de los medios (MacGraw fue la tercera de las siete esposas de Evans) En 1980 fue arrestado por posesión de cocaína y unos años más tarde, estuvo involucrado en un escándalo aún mayor: el asesinato del aspirante a jugador de Hollywood Roy Radin durante la producción de The Cotton Club. Debido a su asociación con Radin, Evans se convirtió en un testigo material en el asesinato al estilo de ejecución, aunque nunca se estableció ninguna prueba del conocimiento o conexión del asesinato de Evans.

La adicción a las drogas y la cultura empresarial cambiante de los estudios plagaron la carrera posterior de Evans. Cuando finalmente resurgió en Paramount en la década de los 90, su trayectoria en la producción no fue distinguida (The Saint, Sliver). Pero para entonces su personalidad más grande que la vida ya era parte de la leyenda de Hollywood. Evans se parodió en la película Burn, Hollywood, Burn (1998), y Dustin Hoffman, un amigo de toda la vida, tomó prestado generosamente de Evans para crear el personaje de un productor escandaloso en la sátira de 1997 Wag the Dog, ganando una nominación al Oscar.

Su libro de memorias titulado The Kid Stays in the Picture, fue llevado a la pantalla como documental en 2002.