Escucha esta nota aquí

¿Se puede dar misa después de haber contado 200 ‘burpees’ en un circuito de crossfit? ¿Se puede sujetar a un bebé y bautizarlo tras lograr 100 ‘clean and jerk’ con pesas rusas de 24 kilos? ¿Es posible compaginar una vida de amor a Cristo con la preparación para un Iron Man? Todas estas preguntas las responde el Instagram de Oskar Arngården.

Oskar Arngården es un sacerdote sueco, de 35 años, que ama el crossfit.

Él mismo se define en su cuenta de Instagram como “un cura en la iglesia de Suecia con una gran pasión por el entrenamiento”. Y es ahí, en la red social de la vanidad, en donde da rienda suelta a sus dos grandes pasiones: Cristo y las ‘kettlebells’.

Su perfil está lleno de imágenes de él haciendo levantamiento de pesas o mancuernas, agarrando una barra preparándose para una buena cargada y, por supuesto, haciendo el ejercicio más odiado en los gimnasios de todo el mundo: los ‘burpees’.

Además de sus videos y sus fotos en el gimnasio, el padre Arngården tiene imágenes relacionadas con su vocación. En ellas se lo ve bautizando niños, casando parejas o dando la catequesis. Todo lo que hace un cura.

Junto con las imágenes o los videos, el sacerdote también incluye textos en los que revela sus rutinas y también emite sus sermones.

De lo que no habla es de su tremendo parecido con el actor Chris Hemsworth. No le hace falta, eso se lo deja a sus más de 37.000 seguidores que no paran de dejarle piropos en cada una de las imágenes que comparte.