Escucha esta nota aquí

El cantante mexicano Alejandro Fernández otra vez está en problemas, ahora por conceder una entrevista borracho (otra vez).

En Monterrey (México), un grupo de periodistas abordó el auto donde se encontraba el intérprete y le pidieron que baje, y cuando él accedió, fue delatado por sus torpes movimientos. 

Al percatarse, los reporteros cuestionaron su borrachera, a lo que Alejandro respondió que “todo el mundo lo hace, no se pongan de fresas cabrones, o sea no me mamen”, expresó.

Los reporteros aprovecharon la oportunidad para preguntarle sobre los conciertos con Luis Miguel. A esto no respondió y antes de subir a su auto le dio un beso un periodista, diciéndole “mamaste”.

Alejandro y su relación con la bebida

El 2017 no está siendo el mejor año para Alejandro Fernández (46). Primero, fue grabado en considerable estado de ebriedad en la boda de Ximena Navarrete, miss Universo 2010, donde su euforia no pasó desapercibida para los diarios locales, que lo acusaron de intentar seducir a un chico de la fiesta.

Asimismo, hace unos meses se convirtió en el centro de la polémica porque estuvo a punto de vomitar encima de sus mariachis en medio de un concierto (Puebla), después de tomar un trago de tequila.

Según los medios mexicanos, después de este incidente, el músico tuvo que abandonar unos minutos el escenario para vomitar y cuando retornó, visiblemente ebrio, pidió disculpas diciendo que el tequila “estaba muy fuerte”.

Comentarios