Escucha esta nota aquí

Con todo el protocolo que recibe una integrante de la realeza, así le dieron la bienvenida ayer en la tarde en Viru Viru a la princesa Mako de Akishino, sobrina del emperador de Japón Naruhito.

El alcalde cruceño Percy Fernández la recibió y le entregó las llaves de la ciudad. Con él se encontraba la presidenta del Concejo, Angélica Sosa. Por su parte, el gobernador Rubén Costas, también le dio la bienvenida.

La princesa fue llevada al hotel Los Tajibos, donde descansó dos horas. Luego estuvo en el Centro Social Japonés. Allí plantó un árbol y se encontró con la comunidad nikkei de Santa Cruz y funcionarios de la agencia de cooperación JICA. También estuvo presente en un aula donde enseñan el idioma japonés, y sostuvo una corta charla con algunos de los alumnos.

Impecable

La princesa Mako llegó muy elegante. Vistió un traje de dos piezas color salmón con manga larga, falda a la altura de la rodilla y un discreto cinturón a tono. Llevaba aros y un sencillo collar de perlas. Sus calzados eran blancos y clásicos.

Hoy, a las 12:10, estará presente en la celebración del 120.º aniversario de la inmigración japonesa a Bolivia, en un acto en el Gran Salón de Los Tajibos. A las 15:40 irá al hogar de niños Virgen de Fátima. En la noche será la invitada de honor de una cena ofrecida por Rubén Costas, en el edificio de la gobernación.

Gran expectativa en San Juan Mañana, la princesa Mako visitará la colonia nipona de San Juan, situada en la provincia Ichilo, a 124 km de la capital cruceña. Allí existe un gran entusiasmo por la llegada de una integrante de la familia imperial japonesa. Según los pobladores, ayer se realizó la limpieza general del centro del pueblo y se colocaron banderas japonesas y bolivianas. Los alumnos de un colegio han preparado danzas típicas de ambos países para recibir a la princesa Mako.

Comentarios