Escucha esta nota aquí

La herencia familiar del inolvidable Mario Moreno Cantinflas está lejos de ser como se la podría imaginar. No hay millones de dólares, fama ni alguien que siga sus pasos, su único hijo, Mario Moreno Ivanova, murió a los 56 años de un infarto, dejando varios escándalos familiares irresueltos y dos hijos sumidos en la drogas. 

Gabriel Moreno Bernat o Cantinflas Jr., de 26 años, como lo llaman en su natal México, ha estado en el ojo público desde su juventud a causa de las adicciones que lo llevaron a vivir en las calles. Recientemente, la conductora conocida como Dulce Gipsy de la productora Badabun grabó un video junto a Gabriel para cambiarle el look, pues el joven contó que llevaba un año y ocho meses sin realizarse un corte de cabello.

"Estoy muy agradecido de que me estén ayudando. Quiero poder ser feliz", dijo al inicio del programa Gabriel, sentado en la banca de una plaza.

Aunque Moreno Bernat no contó cómo es su situación actual, se lo ve muy delgado, con la dentadura descuidada y habla constantemente de dejar atrás su pasado y empezar una nueva etapa.

l se encuentra mejor. Tiene ganas de salir adelante", expresa la conductora.

Como parte del show lo llevaron a comprar ropa y le hicieron un corte de pelo, con el que el joven quedó muy emocionado.

"No se dejen influenciar, vayan por el camino correcto", es el mensaje final que Cantinflas Jr. grabó para los seguidores del programa.

Gabriel Moreno Ivanova, el hijo del conocido humorista, se casó tres veces, en el primer matrimonio tuvo dos hijos, con los que siempre fue lejano, y en el segundo fue padre de tres, que son los estuvieron en el radar de los medios. 

El mayor, Mario Patricio denunció a su padre de haberlo sumergido en las drogas desde que era menor de edad y murió en 2013, cuando tenía 22 años. De igual manera, los mellizos Gabriel y Melisa pasaron por varios centros de rehabilitación. Gabriel vivió en las calles y Melisa tuvo un mediático caso por violencia familiar por una golpiza en la que su esposo le causó 200 fracturas en el rostro. 


Comentarios