Escucha esta nota aquí

Aunque su nombre figuraba en la lista de favoritas para reinar en la fiesta grande de los cruceños, su designación por la comparsa coronadora del Carnaval 2019, los Flojonazos, sorprendió gratamente a la opinión pública, que saltó a las redes sociales para elogiarla por su belleza y simpatía.

Un día después de la noticia, que fue confirmada a Sociales por los Flojonazos y la propia reina, te contamos quién es Fátima Alejandra Jordán Bravo, la figura más visible del Carnaval 2019.

La profesional y la modelo

Fátima, como es conocida en nuestro medio, nació el 21 de abril de 1992 en Santa Cruz de la Sierra. Es hija de Erwin Jordán Bazán y de Rosario Bravo Hurtado. Tiene tres hermanas: Rosario (35), Nelly Karina (27) y Mariana (19).

Salió bachiller del colegio Británico en 2009 y estudió Odontología en la Universidad Católica Boliviana (UCB), en Santa Cruz, de donde se graduó en 2015.

Actualmente trabaja en la Clínica de Rehabilitación Odontológica (CRO), donde empezó como administrativa y, desde hace 10 meses, ejerce su profesión.

Si bien cuenta que gustaba del modelaje desde niña, incursionó en las pasarelas a los 15 años, cuando se convirtió en magnífica de Pablo Manzoni. Sin embargo, un año después se alejó de los flashes por sus estudios, prometiendo que regresaría.

Y así sucedió, siete años después retornó a las filas de las magníficas y lo hizo dispuesta a arrasar.

En 2015, participó en la elección de la Azafata EL DEBER 2015, y trabajó como maniquí de la concesionaria Fiat en Expocruz.

Fue en 2017 cuando su esfuerzo y belleza dieron frutos, al convertirse en top magnífica junto a las modelos Silvia Llápiz, Alexia Viruez, María Ingrid Aguilera y Sherri Jordan.

Actualmente es imagen de diversas marcas importantes. En los próximos días trabajará como azafata del Banco Mercantil en la Expocruz 2018 y también estará presente en el Show Magníficas Ferial.

Está soltera y dice que ahora su corazón es de Santa Cruz

Muchos se preguntarán si el corazón de la bella trigueña, de 1,75 metros de estatura, tiene dueño, y tenemos buenas noticias: está soltera.

Afirma que, por el momento, se quiere dedicar de lleno a su trabajo, a su familia y ahora a su rol como soberana de la fiesta grande.

Promete ser una buena embajadora del Carnaval, pues confiesa que este era uno de los sueños de su infancia y quiere ganarse el corazón de todos los cruceños y bolivianos que gustan de esta fiesta cultural.

También desea que el Carnaval vuelva a las calles, donde afirma se pasan los mejores momentos de la mojazón. Para ella tampoco debe faltar la banda y la tamborita para la diversión, por lo que trabajará para que estos tres elementos estén presentes durante su reinado.

Como buena carnavalera, anhela que en el Carnaval el único exceso sea la diversión.

Comentarios