Escucha esta nota aquí

Después de años de especulación, la princesa Mako de Japón se casó este martes con su antiguo compañero de clase, el plebeyo Kei Komuro, renunciando así a su estatus real.

Según la prensa local, Mako suspendió los tradicionales ritos de una boda real y rechazó el pago que reciben las mujeres de la realeza cuando se retiran de la familia.

El intenso escrutinio de los medios y la decisión de la pareja de prescindir de la tradición los ha llevado a ser etiquetados como "los Harry y Meghan de Japón".

Pero, ¿quién es la princesa Mako y cuál es su origen? 

La princesa Mako, de 29 años, es hija del príncipe heredero Fumihito y la princesa Kiko.

Como miembro de la familia imperial japonesa, es la sobrina del emperador Naruhito y la nieta mayor del emperador emérito Akhito y la emperatriz emérita Michiko.

Tiene una hermana menor, la princesa Kako (26) y un hermano menor, el príncipe Hisahito (15).

Al crecer, estudió en la escuela Gakushūin, institución establecida para educar a los niños de la nobleza japonesa.

En 2014 obtuvo la licenciatura en Arte y Patrimonio Cultural en la Universidad Cristiana Internacional en Mitaka, Tokio, donde conoció a su prometido. 

Mako también estudió inglés en la University College Dublin e Historia del Arte en la Universidad de EdimburgoIgual cuenta con una maestría en Estudios de Museos y Galerías de Arte. 

Medios japoneses aseguran que Mako sufre estrés postraumático (TEPT) como resultado del continuo escrutinio de la prensa sobre ella y su prometido, y la Casa Imperial confirmó este diagnóstico la semana pasada.

En una conferencia de prensa, la Agencia de la Casa Imperial mencionó que Mako sufre "sentimientos de impotencia" debido a "repetidas críticas y abusos con respecto a su planificado matrimonio con Kei Komuro".

El sentimiento público y la atención de los medios se han centrado en el hecho de que Komuro no es un miembro de la realeza, los problemas económicos de su familia e incluso ¿la longitud de su cabello?

"Dijo que no cree que pueda soportar la situación si continúa", expresó Takaharu Kachi, asistente de la familia del príncipe heredero Akishino.

"En un país donde la apariencia juega un papel importante en las impresiones de la gente, algunos en Japón sintieron que su nuevo peinado era una prueba más de que no estaba en condiciones de casarse con la princesa Mako", informa la agencia BBC.

A pesar de esto, se informa que Mako ha estado desempeñando funciones oficiales sin signos evidentes del impacto en su bienestar mental.

Se prevé que la pareja se irá a vivir a Estados Unidos, donde Komuro trabaja como abogado.

Comentarios