Escucha esta nota aquí

Carolina Paz Rojas. Ese es su nombre. Se llama así, pero su esencia no es la misma; ha ido mutando. Está más “madura”. El título de belleza la empujó a la fama a una temprana edad (19 años). Y eso no tiene nada de malo. “Las cosas suceden cuando Dios quiere que pasen”, completa. Y ahora ya está lista para irse a Venezuela y pelear por la corona del Miss Grand Internacional 2019.

De la Llajta

Carolina nació en la capital cochabambina y vive en Tiquipaya. Desde allí le queda más cerca la universidad. Estudia Medicina y quiere ser médica como su hermana. Se crio con sus papás y su abuelita. Durante mucho tiempo se convirtió en el ‘bastón’ de la mujer octogenaria, pero ahora ya no lo es. Tuvo que canjear su tierra, su familia, su cortejo y sus clases por su sueño: ser reina de belleza. Dice que valió la pena.

En Santa Cruz de la Sierra se ha preparado intensamente. Alistó tres maletas y en ellas llevará más de 40 trajes para un concurso de casi 20 días. No puede ocultar su temor por pisar Venezuela y quiere palpar más allá de lo que la organización le pueda permitir.

Sabe que tiene que cuidar sus cosas después de que se enteró que el equipaje de la miss Alemania nunca llegó a Caracas. También sabe que la crisis en el país de Nicolás Maduro ha generado muchos comentarios en las redes sociales. Quizá, estando ahí, podrá saber cuál es la verdad.

Más delgada

Ha perdido unos kilos. Antes pesaba 57 y ahora, 51. Cree que está en su mejor momento para llevarse una corona internacional. Se cuida en su alimentación. La última vez que comió un pique macho fue hace cuatro meses y ahora se ha prohibido a sí misma degustar un chicharrón. Eso sí es buena cocinando y lo que mejor le sale es la comida china. ¿Qué en especial? Un pollo a la naranja.

Todo ha sido ajetreado para ella. Pero ya se acostumbró. Desde que es miss Cochabamba sabe muy bien “cómo moverse”. Esa vez su mamá le ayudó en su traje típico y Carolina lo pintó íntegramente. Hoy, ambas, volvieron a preparar su atuendo que dará a conocer al país en el certamen. Se trata de una representación del Cristo de la Concordia (el más grande del mundo) y la catedral metropolitana de San Sebastián.

Carolina llegará este jueves a Caracas; la final de la competencia será el 25 de octubre. Se espera la llegada de al menos 80 chicas. Es la primera vez en la historia que Venezuela es sede de un concurso de ‘grand slam’.












Bella. Se va al certamen con mentalidad positiva