Escucha esta nota aquí

PROMOCIONES GLORIA. FOTOS

Con su inconfundible acento caribeño, Yuanilie ‘Yua’ Alvarado González dice que en esta vida ya nada la atemoriza. Ha tenido varias pruebas que ha vencido y que la han convertido en una joven fuerte, manifestó.

Ella es la representante de la isla del encanto en el Reina Hispanoamericana 2019 y llegará a Bolivia este sábado. “Las boricuas nunca hemos ganado este concurso y quiero la corona para mi pueblo”, expresó la hermosa morena.

“De Bolivia sé que es un país diverso, con altas montañas, selvas tropicales y con gente amable y muy alegre. He visto imágenes del salar de Uyuni, quedé impresionada por su belleza y deseo ir allí”, afirmó.

Conozcámosla

‘Yua’, como la llaman sus familiares y amistades, nació hace 23 años en Manatí, pero se crió en Arecibo, una población situada al norte de su país, a orillas del mar Caribe, con hermosas playas.

Estudió Comunicación TeleRadial y es relacionista pública en una agencia publicitaria.

En 2018 concursó para Miss Puerto Rico Universo y se ubicó como tercera finalista. “Fue una hermosa experiencia en la que aprendí que nunca hay que bajar la guardia y ser una guerrera”, manifestó.

También es modelo y forma parte de una organización que rescata animales de la calle.

Del horror a la esperanza

En septiembre de 2017 un fuerte huracán llamado María devastó la isla de Puerto Rico. Murieron personas, se destruyeron casas y se cortó por completo la energía eléctrica.

“El ojo del huracán pasó por mi pueblo. Mi familia y yo estábamos en mi casa, sentimos toda la fuerza de los vientos y creíamos que nos arrancaría el techo. Nos quedamos en la planta baja, nos abrazamos y rezamos. Gracias a Dios solo tuvimos pérdidas materiales. Fue horrible, nunca sentí tanto miedo”, relató.

Duante 40 días Puerto Rico estuvo sin luz, sin comunicaciones y actualmente aún se pueden ver en la isla las huellas del huracán.

Cuando pasó todo ‘Yua’ ayudó a la gente más afectada, repartiendo frutas o las cosas que conseguía. “El pueblo se unió, la desgracia nos hizo fuertes y salimos de a poco y con mucho esfuerzo de la oscuridad”, expresó.

“Esa horrible experiencia cambió mi vida. Me enseñó a valorar lo que tengo y a levantarme de cualquier caída. Ahora estoy de pie y así miro a la vida, con optimismo”, dijo la guapa miss Puerto Rico.