Escucha esta nota aquí

Karl Lagerfeld acumuló hasta el día de su muerte, el 19 de febrero de2019, una fortuna calculada entre los 195 y los 300 millones de dólares. Una cantidad que le sirvió para blindarse como uno de los hombres más poderosos del negocio de la moda hasta sus 85 años, y llevar un estilo de vida excéntrico y lujoso. 

¿A dónde fue el dinero tras su muerte? El que fue el cerebro de la resurrección de Chanel, y que se benefició de aquella hábil maniobra, estableció una heredera principal de su fortuna: su gata Choupetteun bello felino blanco que hizo compañía al Karl anciano y de la cual se encariñó de manera incontenible.

270.000 seguidores

La obsesión de Lagerfeld por Choupette llegó a tal punto que hizo de su gata una influencer animal, a la que le abrió redes sociales -el Instagram del felino acumula más de 270.000 seguidores, y lo maneja un equipo de expertos en social media liderado por Ashley Tschudin, que publica diariamente caricaturas y fotos que le dan al animal un aura divina-, y a la que también utilizó en campañas de moda.

En 2017, Lagerfeld se enorgulleció de generar más de tres millones de dólares en varias acciones, como un catálogo japonés y un calendario para Opel, lo que confirmó su tesis de que la gata "era una superestrella".

Choupette pudo beneficiarse de la herencia de Lagerfeld porque la ley alemana así lo permite: es legal incluir animales de compañía en el testamento, y eso garantiza que, hasta el día de su muerte, la gata pueda seguir recibiendo el mismo trato versallesco que se le dispensó en vida del diseñador: los cuidados de dos criadaslatas diarias de paté de pollo y caviar en platos de diseño y el privilegio para viajar en jet privado cuando tenga que participar en alguna campaña.

Una vez muerto Lagerfeld, Choupette sigue siendo requerida para vender productos relacionados con la marca personal del diseñador. En su página web, además de las últimas colecciones de ropa que llevaron su firma, se pueden adquirir accesorios para mujer inspirados en la silueta y los bigotes del minino: llaveros, gorras, camisetas, pulseras, fundas para el iPhone, pendientes o relojes de pulsera.

Ver esta publicación en Instagram

Okay, I downloaded @verotruesocial. Now what? 🙀 #confused #curiousitykilledthecat

Una publicación compartida de Choupette Lagerfeld (@choupettesdiary) el


Un libro de fotos

El último gran gesto que tuvo Lagerfeld hacia su gata fue producir un libro de fotografías que se publicó a mediados del año pasado, tras su muerte. Posa en lugares preciosos, entre revistas y lozas blancas.

Sin duda, el amor y el consentimiento hacia la gata fue la última gran extravagancia de un hombre que, en su historial de casi un siglo, tuvo arrebatos excesivos propios de quien podía permitírselo porque le sobraba el dinero y la arrogancia. Uno de ellos fue una dieta con la que perdió casi 40 kilos y que llevó a cabo únicamente para poder llevar trajes de Dior: consistía en comer filetes, caviar y todo lo más caro y exquisito, pero únicamente chupando el sabor y escupiendo el resto. De modo que no se privó de nada, salvo del sobrepeso.