Escucha esta nota aquí

El calendario de los fanáticos de Luis Miguel está marcado el 18 de abril como la fecha de estreno de la segunda temporada de su serie biográfica en Netflix. En plena cuenta regresiva, la plataforma de entretenimiento mostró el paso a paso de la transformación del actor Diego Boneta (30) en el ídolo musical de 50 años.

Cinco personas trabajan en Boneta durante dos horas y media, que empezaron siendo seis en las primeras sesiones de rodaje. Diseño de las prótesis, la aplicación de estas, el cabello y control de las líneas de tiempo, son detalles a cargo de expertos. 

"Los prostéticos (prótesis) son muy delicados, muy finos, para provocar el cambio facial sin que lo veas caricatura, sino que sea un trabajo tan delicado que digas 'envejeció'", cuenta Alfredo 'Tigre' Mora, jefe del departamento de maquillaje de la serie y famoso en el cine por trabajar en las películas Apocalypto, Amores Perros, Te presento a Laura y Falsa identidad, entre otras.

"El reto más grande es salir en ambas líneas de tiempo. Estar filmando un día con él a los 20 años con otros manierismos, con otro cuerpo, con otra corporalidad, otro físico, y ese mismo día tener que cambiar a más grande", confiesa a su turno Boneta.

"La gran diferencia creo que está en la energía y en el peso de los años. Siempre he dicho que un año para Luis Miguel son como años de gatos, un año para él son nueve nuestros… porque ha vivido tanto. Tener la máscara, los cachetes, la frente son cosas bastante sutiles, pero es impresionante el cambio que hacen", agrega.

En la segunda parte de la serie, Luis Miguel aparecerá en su etapa más madura, se sabrán nuevos detalles del paradero de su madre Marcela Basteri y se conocerá a Michelle Salas, su hija. 

Comentarios