Escucha esta nota aquí

Este año el certamen Miss Warnes fue muy especial, y es que allí se celebró el centenario de la creación de la provincia cruceña.

Nueve jóvenes de su capital y poblaciones aledañas lucharon por cuatro coronas. La ganadora fue Sheila Garrido Domínguez, que también obtuvo los títulos miss Talento y miss Silueta.

La corona de señorita Warnes fue para María René Aguilera y la de reina de la Integración Warnes 2019, para Emily Rivera. Además, por primera vez se entregó la banda de miss Centenario a Fernanda Assis. Todas irán al casting del Miss Santa Cruz 2020.

Un exitoso debut

Desde que puso un pie en el escenario, Sheila Garrido lo hizo con seguridad. Se notaba que estaba ahí para triunfar y fue así, porque ahora representará a su provincia en el Miss Santa Cruz 2020.

Tiene 24 años, mide 1,71 m y estudia Relaciones Públicas. En el concurso se destacó por su carisma, pero, sobre todo, por su tonificada figura, que le valió una de las bandas más deseadas del certamen.

Nunca antes había considerado participar en un concurso de belleza, pero se apuntó al Miss Warnes porque la diseñadora de modas Paola Fiorillo, que es su vecina, veía potencial en ella desde hace mucho tiempo. Este año, Sheila se sintió particularmente segura de sí misma y aceptó el desafío con optimismo.

Confiesa que lo que la ayudó fue la experiencia de la televisión, pues cada tarde compite contra otras chicas y sortea diversas pruebas frente a las cámaras.

Pese a ser nueva en la pantalla chica, cuenta que muchas personas la reconocen en la calle y le piden tomarse fotos con ella. “Lo mejor de ser conocida es recibir el cariño de la gente”, manifiesta.

“Gracias a la televisión también aprendí a tener disciplina, a ser respetuosa con los horarios y a ser autosuficiente”, expresa.

De la alegría a las lágrimas

Sheila estaba feliz con su triunfo y lo celebró en el escenario. Pero cuando recibió el abrazo de su madre se quebró. Rompió en llanto y dijo que la corona era de ella, pues es quien le da fuerzas para todos sus emprendimientos.

Sheila es hija de Liliana Domínguez y de James Garrido. Sus padres se separaron y su madre se casó nuevamente con Franco Senseve, que se convirtió en la figura paterna de su vida.

Sus padres son pastores de la iglesia cristiana Poder de la fe y ella profesa la misma religión, por convicción propia, aclara.

Sheila dice que participar en un concurso de belleza no está reñido con sus creencias religiosas.

“Todo lo hago de buena fe, me comporto bien y trato siempre de actuar correctamente. Me gané la confianza de mis padres y de mi iglesia”, explica.

Sabe que al ser elegida miss Warnes ha asumido un compromiso con su provincia. Pues no solo la representará en eventos de belleza, sino que será su imagen en el turismo y obras de solidaridad. Hace solo tres días que ganó y ya su agenda está llena de invitaciones y eso la emociona.