Escucha esta nota aquí

Cuando llegó a Bolivia hace dos años, también traído por Ésika, se dio una escapada ‘off the record’ para entregar juguetes a los niños de escasos recursos económicos de la plaza principal. Esta vez la agenda no se lo permitió, apenas durmió unas horas, pero dejó su sabor caribeño en el lanzamiento de la fragancia Magnat Select, cita para la que vino a Santa Cruz.

El churro de las telenovelas y ahora actor en películas de la talla de Resident Evil, llegó y se fue en vuelo comercial. Cubano de nacimiento, no olvida de dónde viene, ni quién era ni que recién a los 15 tuvo su primera bicicleta porque su tío que salió en balsa le mandó un dinerito para eso, ni que cuando llegó a Miami se mudó de casa como 30 veces porque no podía pagar la renta.

Hombre intenso como la fragancia ¿Qué hacés para dar felicidad en el día a día?
Todo lo que sea sacar una sonrisa, no puedo ver a una persona seria porque no hay razón para estar triste ni serio. Si tienes un problema, todo tiene solución, uno como ser humano no se puede dejar escarchar por un problemita. Hay tantas cosas en la vida tan grandes, solo hay que verlas.

En lo personal pasé por mucho en Cuba y por eso me gusta vivir intensamente, aprovechar cada segundo y disfrutarlo porque lo deseé, compartir, dar a mi madre la casa que nunca tuvo, no porque sea algo material, sino porque es un hogar, su lugar, una preocupación menos. Quiero quitar a mi familia las preocupaciones que tuvieron muchos años. Cuando llegamos a Miami al salir de Cuba, fácilmente vivimos en 30 casas diferentes, nos mudábamos cada seis meses porque no podíamos sostener la renta.

¿No espanta la humildad la fama?
Para nada. Me hicieron un cuento anoche; cuando llegamos a Bolivia a las dos de la mañana y estaba compartiendo con el de seguridad y Migración, como yo soy yo nomás y estaba riendo con ellos, me dicen: “Qué buena gente, bueno que seás así”.

Y digo, pero cómo voy a ser. Y me dice: “No, es que hace poco vino un cantante (imagino que si el cantante me escucha sabrá que es él, pero no diré quién) y se quedó en el avión y quería que Migración fuera al avión para los papeles, lo pasamos por acá y le ayudamos, se bajó, se sentó en el suelo de Migración haciendo un berrinche”. Y yo decía, no puedo creer cómo la gente cambia porque es reconocida, estoy seguro de que antes no hubiera hecho eso, estoy seguro de que nunca lo hizo, lo hace ahora que es famoso. La gente que hace eso es porque siempre fue así y solo esperaba el momento preciso. Yo sigo siendo la persona que soy y agradezco a Dios cada momento.

¿Por qué regalar juguetes?
Porque fui un niño que nunca tuvo juguetes, no tuve una bicicleta hasta los 15 años, ya casi antes de irme de Cuba y mi tío, que se fue en una balsa y que llegó a Estados Unidos, me mandó un dinerito. Yo sé lo que es ser niño y que te regalen cosas, es hacerlos felices y eso me hace feliz a mí.

¿Cómo sería William si se hubiera quedado en Cuba?
Me lo he tratado de imaginar varias veces, no sé qué hubiera sido capaz de hacer porque cada vez que voy y veo en la situación que se encuentran mis amistades y muchas otras personas en Cuba, e imaginarme a mí con mis hijos así, no sé de lo que sería capaz porque por los hijos uno hace lo impensable. No sé si estaría preso por robar algo para comer, para vivir, no para tener dinero. Esas son las cosas que no hay en Cuba, como ahora le está pasando a Venezuela, gracias a Dios estoy en la situación que estoy.

¿Visitaste la nueva Cuba?
No he ido todavía, pero lo único que deseo es lo mejor para la gente que ya merece un cambio. Sé que hay muchos que creen que no y que dicen que todos tienen que ser iguales, pero yo no creo eso. No todos somos iguales, nadie es igual a nadie, tú eres lo que quieres ser en la vida y lo que tú decidas ser contigo y con tu familia, y la persona que piensa así también tiene que ser respetada, y no obligada a ser como los demás. Si tú quieres vivir en tu casa, bajo un techo que se está cayendo y comiéndote un pan al día, es tu decisión, pero no tienes por qué decir a alguien más que también viva en un techo que se está cayendo y con un pan al día. No tienes que desearle eso a nadie. Si eres una persona que decidió no luchar y sacar adelante a tu familia, trabajar y ser mejor, no puedes desear eso a los demás. 

 Adoptaste a 36 niños mexicanos a través de una fundación ¿Por qué no adoptar niños de Cuba?
Porque los niños de México y de cualquier país también lo necesitan, simplemente en Cuba la situación no te deja. Quisiera ayudar a todos los niños, lo hago con  la gente que me rodea.

Muchos cubanos llegan a EEUU en busca del sueño americano ¿Qué tiene Levy que logró ese cometido?
No sé, pero soy una persona con mucha fe, creo mucho en Dios, soy muy dedicado y disciplinado para alcanzar algo, me concentro en lo que quiero, no me dejo guiar por nadie más, no dejo que nadie me quite de mi camino. La disciplina, la fe, las ganas te llevan lejos, la confianza en ti mismo y el no dejarme vencer por los comentarios negativos, porque los he vivido a lo largo de mi carrera, de gente que critica tu trabajo, que quiere verte fracasando; ese es el tipo de personas a la que no le gusta que los demás tengan éxito y que desea que todo el mundo sea fracasado como ellos, pero yo me he mantenido positivo, aprendiendo. En la vida no se trata solo de talento o de cuánto le das a tu carrera, también se basa en cómo eres como persona.

Hablando de críticas, cuestionaron que no tuvieras un rol protagónico en Resident Evil
Los fracasados, a los que no les gusta ver a la gente que tiene éxito, siempre dirán algo por lo que tú haces. La gente como yo, que aplaude el éxito de los demás, siempre seguirá avanzando, por eso estoy ahí, porque tengo la humildad de aceptar cualquier papel que me ofrecen, siempre y cuando me haga feliz, porque puedo reconocer que en la vida sigo aprendiendo, porque no soy mejor que nadie y porque tengo la humildad de decir que este es un proyecto más grande que yo, no yo más grande que él.

Estoy empezando en un mercado diferente, me están dando la oportunidad de ser parte de una franquicia enorme en el mundo entero y para mí eso es lo importante, no el ser protagonista de una película, sino hacer algo que le aporte a mi carrera. Además, hace 15 años, cuando empezó esto, yo veía la primera película de la franquicia y dije, qué rico es ser parte de algo así y deseé estar en esto. Cómo voy a decir que no cuando me ofrecen la oportunidad. Cuando me llamaron dije, no me importa qué papel es, quiero vivir esta experiencia.

¿Por qué no te gusta hablar de tu vida privada?
Normalmente si vas en la calle y le preguntas a una persona que no es famosa acerca de su vida, cómo duermen, cómo hacen el amor, cómo van al baño, te dirán “qué te importa”. Entonces, creo que no tengo la obligación de hablar de mi vida privada, es lo único que tengo para mí. Tampoco voy a andar por la calle diciendo hago esto o lo otro, nadie hace eso.

El hecho de que yo sea figura pública no me obliga a hablar de mi vida privada, me obliga a hablar de mi trabajo y de lo que hago con la gente; eso es necesario, pero lo otro es mi decisión. A veces lo hago y a veces no, todo depende del día en que me agarren, hay ocasiones en que quieres decir todo, porque tampoco es que nunca hubiera compartido nada, todo depende del momento y de qué hablamos. Hay cosas que a veces preguntan y yo sé que la respuesta llevará a que critiquen algo o inventen otra cosa. Soy de los que supo entender a la prensa amarillista, también a la respetuosa, porque hay diferentes tipos de prensa, y a la amarillista no puedes seguirle el juego, porque si lo sigues, cuando dices algo de ti y de tu familia, hoy inventan algo para que mañana lo desmientas.

Entonces, si inventan algo, será problema de ellos porque yo no desmentiré nada. Mi público sabe quién soy y hoy en día, en las redes sociales, gracias a Dios la gente te ve como eres; eso ha sido favorable para los artistas, porque en tu red social tú puedes desmentir cualquier cosa que digan de ti, pero simplemente no tengo por qué estar contando lo que mi hijo hace o no, puedo contar lo que él esté de acuerdo que yo cuente y con lo que se sienta cómodo, también hay que respetar a los niños, cómo piensan ellos, o tu pareja.

¿Bolivia?
No conozco el 100%, de lo que sé es que mucha gente ha pasado por lo que yo he pasado, es humilde y muy tranquila, genuina, muy alegre, muy caribeña como yo digo, que le gusta siempre estar feliz y le gusta bailar. 

Comentarios