Escucha esta nota aquí

El presidente y propietario del club  Sport Boys, Pedro Zurita, reapareció públicamente el lunes, pero no para hablar del equipo que debe conformar para jugar en la  Asociación Cruceña de Fútbol (ACF), tras su descenso el 2019 de la División Profesional, sino de la satisfacción que siente junto a su familia de haberse recuperado de la enfermedad que le provocó el coronavirus.

El directivo contó que desde que se inició la cuarentena por la pandemia, en su casa (radica en Warnes) está confinado junto a su esposa, un subrino y su mamá.

“El 23 de abril empecé yo con los síntomas y no supimos cómo entró el virus a casa. Ya conocíamos sobre las propiedades de la Ivermectina porque soy ingeniero agrónomo y mi esposa, veterinaria. Como todos tuvimos los síntomas nos vimos obligados a consumir el producto y después dimos parte al  Servicio Departamental de Salud Santa Cruz (SEDES) para que nos hagan el test. En dos días nos recuperamos y gracias a Dios estamos todos bien”, sostuvo Zurita, cuya experiencia la contó en su cuenta de redes sociales, según él, para ayudar a otras personas.

La información que dio el doctor Herland Vaca Díez en Montero sobre el uso de la ivermectina ha sido positivo para la población. Yo logré recuperarme y por eso la socialicé”, acotó.

Por otro lado, Zurita informó que justo cuando se aprestaba a inscribir al club en la ACF comenzó la crisis sanitaria, que paralizó todo el fútbol, pero reconoció que su institución afronta un duro momento por las deudas que le dejó Carlos Romero, ex presidente del Toro warneño, cuya cifra se aproxima al medio millón de dólares.

“Tenemos seis demandas de jugadores y un entrenador y la mayoría son ante la FIFA. Se habla de que nos seguirán quintando puntos estando en la ACF, pero eso lo veremos. Acá nadie se rinde, nadie se cansa. Lo concreto es que a Romero y Cliver Rocha le prestamos la casa en una gestión y nos la dejó incendiada”, sostuvo.