Escucha esta nota aquí

Olvis Égüez fue elegido este martes como nuevo presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), tras una polémica porque ocho de nueve magistrados decidieron “retirarle la confianza” a la ahora extitular de esa instancia, María Cristina Díaz.

Se trata de un tribuno de Santa Cruz, que realizó sus estudios en la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM) y un diplomado en la Universidad San Francisco de Asís, entre otras casas de estudio.

“Nosotros conocemos perfectamente las dificultades que se atraviesan en todas las instituciones públicas y particularmente en el órgano judicial. El órgano más importante del Estado debe seguir adelante”, afirmó Egüez tras ser posesionado.

Anticipó que trabajará en medio de un amplio debate, porque “solamente así, mediante el ejercicio democrático en esta Sala Plena, vamos a poder sacar las mejores ideas para que sean implementadas en todo el territorio nacional”.

El cambio de autoridad en el TSJ surgió porque Díaz fue alejada de esa posición por “falta de coordinación". Sin embargo, ella dijo esta mañana que no renunciaría, advirtiendo que pretendían “defenestrarla” por “intereses personales, políticos e incluso de género”.

La magistrada había asumido la presidencia del Tribunal Supremo en noviembre de 2019, tras la renuncia de José Antonio Revilla y en medio del conflicto electoral que vivía el país. Incluso el exlíder cívico cruceño Luis Fernando Camacho, llegó a proponerla como jefa de Estado, mediante la sucesión constitucional.

La Ley del Órgano Judicial establece una duración de tres años para el mandato del presidente del TSJ y no contempla su destitución ni "retiro de confianza". Esa figura tampoco está prevista en la Constitución Política del Estado (CPE).