Escucha esta nota aquí

En las idas y venidas de los grupos que exigen la renuncia del fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, salta una denuncia en contra de Yassir Molina, líder de la Resistencia Juvenil Cochala, a quien responsabilizan de actos vandálicos registrados ayer en contra de la infraestructura del Ministerio Público, que es un Patrimonio Histórico de la ciudad de Sucre

El secretario de la Fiscalía, Edwin Quispe, informó que se iniciará un proceso por la vía penal en contra de la Resistencia Juvenil Cochala, grupo al que apuntan está encabezado por Molina.

“Estos actos perjudican el normal desarrollo de la gestión del Ministerio Público y afecta al patrimonio histórico, porque se ha dañado la infraestructura del primer Banco Central de Bolivia que ahora se ocupa como Fiscalía General del Estado y también son testigos la comunidad nacional e internacional sobre estos actos violentos”, sostuvo Quispe.

La autoridad adelantó que como Ministerio Público se realiza un proceso de evaluación de las imágenes y de los vestigios que dejaron los actos violentos y se espera que los jefes de seguridad de la policía brinden su informe. 

La denuncia se da en un contexto en el que Molina y su grupo acudieron hasta la Fiscalía para exigir la renuncia de Lanchipa; desde la entidad tuvieron que cerrar sus puertas debido a los amagues de enfrentamiento que se registraron en el lugar. Fue cuando Molina expuso que, si Lanchipa no renuncia, serían los grupos movilizados quienes lo sacarían.

“Nosotros vamos a condenar cualquier tipo de acción que sea ajena al derecho y en función a los informes que hemos solicitado vamos a accionar el debido proceso por la vía penal correspondiente y estamos en vías de identificar a los autores y a estas personas que están reñidas con el derecho”, manifestaron desde la Fiscalía.

En este caso, inicialmente se identificó a  Molina como cabeza del grupo y se debe identificar a la persona que ha perforado una de las ventanas del edificio con un proyectil, además se tiene que dar con las personas que maltrataron la infraestructura del Ministerio Público, porque son acciones que deben recibir la sanción penal correspondiente. 

“Estas movilizaciones son un atentado al funcionamiento regular de Ministerio Público y un atentado a la sociedad porque había filas en los bancos y no sólo hemos sido dañados como servidores públicos, sino también la sociedad en su conjunto, ya que un usuario del Banco Fortaleza fue agredido", expuso Quispe.

Entretanto, el asesor legal de Patrimonio Histórico del Municipio de Sucre, Román Mancilla, consideró que se han registrado actos por parte de personas que también han pintado grafitis en el frontis del Edificio de la Fiscalía General, que es declarado Patrimonio por la Unesco.