Escucha esta nota aquí

Dirigentes cívicos de Villazón, Bermejo y Yacuiba criticaron el desplante de autoridades del Gobierno central por no asistir a la reunión de ayer luego de confirmar su participación.

El presidente del Comité Cívico de Villazón, Ángel Robles, calificó como una burla la inasistencia del ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, y de viceministros de Relaciones Exteriores, de Salud y Educación. Además, del presidente de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), Henry Nina.

El movimiento cívico exige al Gobierno central gestionar la reapertura de la frontera con Argentina, la reactivación económica con proyectos de desarrollo y mayor presencia del Estado en las ciudades fronterizas con el país vecino.

Robles dijo que acordaron con sus similares de Bermejo y Yacuiba conminar a las autoridades gubernamentales para que acudan a la reunión el 30 de este mes. "Si no asisten se hará el cierre de fronteras de manera indefinida", advirtió el dirigente cívico en contacto con EL DEBER.

El presidente de la Asociación de Bagalleros Gran Chaco, Juan Carlos Llanque, criticó la actitud de las autoridades gubernamentales por su inasistencia a una reunión para conocer las peticiones de los Comités Cívicos y de organizaciones sociales afectadas por la inactividad del comercio con Argentina.

A su criterio, los representantes del Gobierno central ganan un sueldo para atender las demandas de los sectores y no incurrir en desplantes.
El movimiento cívico ahora conmina la presencia del vicepresidente David Choquehuanca y cinco ministros en la reunión a verificarse el 30 de este mes en la ciudad de Yacuiba.



Comentarios