Escucha esta nota aquí

Empresarios exigen a la Aduana Nacional de Bolivia (ANB) y entidades subnacionales en Tarija incrementar los controles en la frontera con Argentina y las carreteras para frenar el contrabando de bebidas alcohólicas al mercado interno y nacional.


El sector empresarial demanda la atención frente al incremento de esta ilícita actividad por las fiestas de fin de año. Existe el compromiso de la Aduana para implementar nuevas estrategias de allanamientos e incautaciones en puntos de control. 


Esperamos que los controles se puedan masificar, ya que el contrabando hormiga afecta muy fuerte a la producción regional”, dijo la gerente general de la Federación de Empresarios Privados de Tarija (FEPT), Patricia Vargas.


El gerente general de la Asociación Nacional de Industrias Vitivinícolas (ANIV), Ricardo Ortuño, afirmó que el trabajo coordinado entre las instituciones es fundamental para combatir al contrabando. A su criterio, se deben reforzar los controles en la frontera con Argentina y en las carreteras para evitar el ingreso ilícito de bebidas alcohólicas, principalmente vinos en cartón y en botellas, que se incrementan por las fiestas de fin de año.


El sector vitivinícola de Tarija es el más golpeado por el contrabando proveniente del país vecino y su competencia desleal en el mercado interno, donde se comercializan a bajos precios.


El viernes, la Gerencia Regional de la Aduana Nacional de Bolivia (ANB) en Tarija destruyó alrededor de 60 toneladas de bebidas alcohólicas, entre vinos, cerveza y otros licores, comisados por contrabando, valuadas en un monto total de Bs 450 mil aproximadamente.


Los productos fueron decomisados en las últimas semanas, en diferentes operativos entre la Unidad de Coordinación Operativa e Investigación (UCOI), el Control Operativo Aduanero (COA), el Ministerio Público, la Policía Nacional  y otras instituciones relacionadas al control sanitario como el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (SENASAG) y la Intendencia de la Alcaldía de Cercado.


Pese a que el Gobierno de Argentina mantiene el cierre fronterizo por la pandemia, los contrabandistas en Bermejo y Yacuiba ingresan por pasos ilegales para internar ilegalmente bebidas alcohólicas y otros productos de consumo masivo.