Escucha esta nota aquí

El incendio forestal en el Parque Nacional del Aguaragüe, en jurisdicción municipal de Villa Montes, arrasó con 3.900 hectáreas aproximadamente, según datos del Comité de Operaciones de Emergencia Municipal (COEM) y fue gracias a las lluvias que se logró cumplir la labor de sofocar los focos de calor después de nueve días.

No se había registrado un incendio de esta magnitud en los últimos años”, explicó a EL DEBER el representante del Comité de Operaciones de Emergencia Municipal (COEM,) Reider Cari, a tiempo de exponer que el fuego ingresó desde los incendios de Macharetí, el pasado 13 de octubre.

Según Cari, el siniestro forestal afectó una zona boscosa y de pastizales predominantes en la parte más alta de la serranía del Parque Nacional del Aguaragüe. El COEM desplegó a más de 100 personas para aplacar el siniestro por tierra y realizó una intervención aérea con un helicóptero por dos días antes de las precipitaciones en el área protegida.

“El lunes de esta semana el fuego comenzó a crecer exponencialmente y el apoyo aéreo se había replegado el día sábado. Después el martes se tuvo el día con la mayor cantidad de focos de calor superando los 100 y estaba incontrolable, justamente en horas de la noche cayó la lluvia y esto hizo que se apague todo”, mencionó Cari.

Actualmente, el COEM dispuso un rastrillaje terrestre para evitar cualquier riesgo de reactivación de incendios en la serranía del Aguaragüe.

Comentarios