Escucha esta nota aquí

El aumento del caudal del río Pilcomayo dificulta la búsqueda de los cuerpos de las dos personas desaparecidas desde el sábado pasado, informó el director de Gestión de Riesgos y Cambio Climático de la Gobernación tarijeña, Reiner Figueroa.

Al menos 30 bomberos voluntarios están en Puesto Margarita realizando labores de rastrillaje para encontrar a un joven de 22 años y una niña de 6 años que estaban en una balsa artesanal y que se hundió cuando intentaban cruzar junto a otras 7 personas que se salvaron al nadar hasta la orilla.

"El caudal es mucho y es difícil que entren con los botes. Nosotros estamos con los rescatistas expertos y más arriba del Pilcomayo, en la comunidad de Tentapiao, están comunarios, pero estamos en contacto con ellos", dijo Figueroa a EL DEBER.

Las dos personas desaparecidas son miembros del pueblo guaraní que viven en aledaños al río Pilcomayo.

Según Jesús Arce, comunario del poblado de Ñaguañarenda, existe preocupación en los familiares por el tiempo en que se demora el rescate de sus cuerpos. "No hay noticias del hallazgo hasta el momento. Como pobladores estamos ayudando en la búsqueda, pero el caudal del río nos dificulta", admitió Arce.

La crecida del Pilcomayo provocó desbordes en las comunidades Circulación y Los Pozos, del pueblo Weenhayek, distante a 25 kilómetros de la ciudad de Villa Montes.

El Sistema de Alerta Pilcomayo reportó que entre el domingo y el lunes arrasó con potreros comunales, con infraestructura para cosecha de agua destinadas a la actividad agrícola y están en riesgo de ser arrastradas casas desalojadas en ambos poblados indígenas.​


Comentarios