Escucha esta nota aquí

Efectivos de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional llevan adelante, desde este lunes 28 de septiembre, en Tarija, un operativo conjunto para frenar aglomeraciones y persuadir a la aplicación de medidas de bioseguridad contra el Covid-19, sin afectar las actividades económicas.

Los patrullajes disuasivos se concentran en los mercados de abasto y ferias vecinales, principales focos de contagios de la pandemia, que elevó el número de casos positivos, no sólo en la capital tarijeña, sino también en ciudades intermedias como Bermejo y Yacuiba.

El presidente del Comité Operativo de Emergencia Departamental (COED), Adel Vergara, justificó el control militar y policial para acabar con las aglomeraciones y la indisciplina de la ciudadanía, que incumple con las medidas de bioseguridad.

“Se va priorizar la intervención en la zona del mercado campesino y ferias. No se busca afectar las actividades económicas”, reafirmó Vergara a EL DEBER.

La pandemia del Covid-19 no da tregua en el departamento de Tarija, que registra 13.148 casos positivos acumulados y casi comparte el tercer lugar con Cochabamba con más infectados después de Santa Cruz y La Paz.

Por otro lado, el COED dispuso las inspecciones a las instituciones públicas y privadas para verificar si se cumplen con las medidas de bioseguridad.

Además se coordina con distritos vecinales para promover la conciencia ciudadana e identificación de las personas que infrinjan con las medidas acorde al protocolo correspondiente.

El comandante del Regimiento Padilla, Rubén Rueda, aclaró que este operativo conjunto no es represivo y por el contrario se busca disuadir a la población para que cumpla con las medidas de bioseguridad contra el virus.

En el acto protocolar de inicio de los patrullajes conjuntos, el comandante departamental de la Policía Nacional, Eduardo Vargas, exhortó a la ciudadanía a no “bajar la guardia” para cuidarse y evitar los contagios más allá del control que ellos hagan.