Escucha esta nota aquí




Cristhyan René Yépez Ulloa, de 25 años de edad, fue sentenciado a 30 años de cárcel sin derecho a indulto tras ser considerado el autor del delito de feminicidio cometido en contra de su pareja, Magaly R.M., de 20 años, que perdió la vida por golpes en la cabeza.


La sentencia fue dictada por el Tribunal de Sentencia Segundo de la capital de Tarija. Yépez Ulloa debe cumplir la condena en el centro de Readaptación Productiva El Palmar de la ciudad de Yacuiba.


 La fiscal departamental de Tarija, Carla Oller Molina, informó que, en audiencia de juicio oral, el Ministerio Público demostró con pruebas contundentes la autoría del procesado en este caso de feminicidio.


“Durante el desarrollo de la audiencia de juicio oral, el Ministerio Público ofreció las pruebas consistentes en el protocolo de autopsia médico legal, que estableció la causa de la muerte de la mujer, acta de declaración de testigo que identificó al autor, dictamen pericial de informática forense que demostró que el acusado era pareja de la víctima, dictamen pericial de laboratorio y genética forense que demostró que la sangre encontrada en el auto que conducía el sujeto pertenecía a la víctima, entre otros elementos que demostraron su culpabilidad”, dijo Oller.


De acuerdo a los antecedentes, el 16 de noviembre de 2019, la pareja se encontraba consumiendo bebidas alcohólicas con unos amigos y aproximadamente a las 15:00 horas se inició una discusión antes de que abandonara el lugar. Al día siguiente, a las 07:15 de la mañana, Radio Patrulla 110 reportó la existencia de un cadáver de sexo femenino, se trataba de Magaly R.M. que se encontraba en la carretera a Cototo a 12 kilómetros de la ciudad de Villa Montes.


Según las investigaciones, luego de que la pareja salió del lugar donde bebían, se dirigieron al domicilio de Cristhyan, donde él golpeó a la mujer con un objeto contundente en la cabeza y luego de cometer el delito trasladó en cuerpo hasta la carretera para quemarlo; sin embargo, no pudo hacerlo y lo abandonó.


La autopsia practicada a la víctima por el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) revela que la causa de la muerte fue traumatismo cráneo encefálico provocado con objeto contundente, además sufrió quemaduras en la pierna derecha, las mismas que fueron hechas cuando ella ya habría muerto.