Escucha esta nota aquí

Como muchos emprendimientos cruceños la Clínica Ángel Foianini tuvo sus comienzos a puro pulmón. La decisión y visión del Dr. Jorge Foianini Lozada y de su esposa, Julia Gutiérrez, fueron fundamentales para que en 1981 la vivienda ubicada en la esquina de la avenida Irala y Chuquisaca se convirtiera en un punto de referencia médico que hoy, a casi 40 años de sus inicios, sea todo un ícono del sistema de salud privado de Bolivia.

“En aquel tiempo era un sueño grande poder brindar a nuestra gente una clínica con todas las condiciones y los más altos estándares no sólo en equipos e infraestructura, sino también, en calidad humana y profesional”, recuerda la señora Julia.

Y así fue. La Clínica se instaló con 12 camas en igual número de habitaciones, un quirófano, dos salas de cirugía, otra para emergencias, la unidad de terapia intensiva con dos camas y un médico permanente las 24 horas del día, entre otras prestaciones.

Con el pasar de los años la Clínica, que lleva el nombre del primer médico de la familia, y quien heredó ese noble legado a las siguientes dos generaciones, no solo se consolidó, sino que creció en etapas sucesivas para fortalecer el sistema de salud privado nacional con capacidad profesional, conocimiento científico, moderna infraestructura e innovación tecnológica.



Hoy, la Clínica Foianini se erige sobre un edificio de siete plantas en el cual se albergan especialidades y trabajan profesionales de la salud que diariamente brindan atención médica a los pacientes. “Se invirtió mucho en infraestructura hospitalaria, en tecnología y más que nada en la parte humana. Logramos que las mejores personas trabajen en la institución”, sostiene el doctor Esteban Foianini, quien desde hace 18 años está a cargo de la Dirección Médica de la institución.  

Todo esto, además, con el valor que otorga ser al presente el único centro médico privado de Bolivia con la Acreditación Internacional, otorgada por el Instituto Técnico para la Acreditación de Establecimientos de Salud (Itaes), que certifica que la Clínica cumple con todos los protocolos y normativas médicas exigidas tanto a nivel nacional como internacional para brindar una atención de alta calidad y seguridad para el paciente.

En esa misma línea, en 2020 la institución continuó con su visión de avance e innovación consolidando la Historia Clínica Electrónica Unificada (HCEU), una plataforma que permite tanto al médico como al paciente contar con toda la información clínica en tiempo real, elimina la dificultad de interpretar la letra de otro profesional y viabiliza el seguimiento a todo el proceso de atención del paciente. “Todos estos beneficios generan una atención más segura y de calidad para los pacientes”, explica el doctor Rodolfo Quirós, Gerente General de Clínica Foianini y gestor de la iniciativa que se desarrolló por etapas a lo largo de los últimos seis años.

A no dudar que con la pandemia por el Covid-19, el 2020 fue el año más desafiante para la medicina mundial en lo que va del siglo. Desde un inicio, la Clínica Foianini decidió encarar esta crisis sanitaria de manera clara y decidida. “Definitivamente fue un trabajo en equipo muy arduo para el cual se estableció un protocolo específico. No caímos en la pseudociencia o los mitos y las decisiones que se tomaron con todos los pacientes fue con evidencia médica”, afirma el doctor Esteban Foianini.



Como resultado, la Clínica atendió más de 1.000 casos de Covid-19 con un seguimiento diario tanto en consultas virtuales como en internación y terapia intensiva, logrando una de las tasas de éxito más elevadas del sistema de salud nacional durante la emergencia.

“Era nuestro compromiso y obligación con los bolivianos el hacer frente a esta pandemia. Adquirimos equipos médicos, contratamos nuevo personal e hicimos una inversión muy grande y un esfuerzo sobresaliente. Fueron meses muy duros, con poco descanso, pero el trabajo en equipo y el esfuerzo de todo nuestro personal marcó la diferencia y la disminución de complicaciones”, concluyó el doctor Foianini.

La Clínica Foianini se acerca a los 40 años de servicio médico, sustentada en dos pilares que han sido puestos a prueba y se han mantenido firmes: su fuerte compromiso con la comunidad y la atención médica de calidad internacional. 



Comentarios