Escucha esta nota aquí

La Universidad NUR, primera universidad privada de Bolivia que celebra 40 años de vida de logros y aciertos, sobre todo en sus ejes de trabajo: brindar acceso a todos los sectores sociales a la educación superior y tener una armonía entre la ciencia y la religión. La universidad, además, hizo grandes mejoras en cuanto a tecnología e infraestructura, tal y como lo exigen estos últimos tiempos donde la pandemia del Covid -19 cambió la vida de las personas e incluso la forma de impartir educación.

Ubicada una zona estratégica y simbólica para Santa Cruz (segundo anillo y avenida Cristo Redentor), la universidad se ha expandido en esta área incluso adquiriendo terrenos en manzanas colindantes para la comodidad de los estudiantes y docentes. Actualmente cuenta con laboratorios para prácticas de nutrición, anatomía, química de alimentos, una cámara Gesell (una de las más grandes de Santa Cruz), salones auditorios, moderna biblioteca, un módulo nuevo, un Centro de Idiomas completamente renovado, entre otros espacios que destacan en su infraestructura. La apuesta es quedarse por la zona, según explicó Abbas Rezvani, vicerrector Administrativo y Financiero de la NUR.


En el proceso de la pandemia y las clases virtuales también se realizaron cambios; empezaron usando Zoom y en el siguiente semestre optaron por usar Teams de Microsoft.

“Como universidad tenemos una licencia Microsoft (campus agreement) que nos permite dotar de una copia de licencia legal a los docentes para que puedan utilizarlos todas las herramientas Microsoft que incluye Microsoft Teams, como su herramienta de trabajo, adicionalmente la universidad adquirió una licencia a A3 que permite que el docente pueda grabar en directo su clase y subirla a nuestra plataforma virtual”, dijo Rezvani.

El vicerrector Administrativo y Financiero también comentó que se invirtió en el ancho de banda con el asesoramiento de una empresa telefónica para poder transmitir en vivo y simultáneamente las clases de 87 aulas sin ningún inconveniente.

En un recorrido que realizó EL DEBER por sus aulas se observó que todas están acondicionadas para las clases híbridas con pantallas multimedia, pizarras inteligentes de última generación (Smart board), cámaras de alta resolución, conexión a internet.


La nueva normalidad

En el primer semestre del 2022, los estudiantes de la universidad NUR los estudiantes volvieron a las aulas en la modalidad hibrida, es decir el 50% de sus estudiantes pasan clases en aula y el otro 50% pasan clases desde sus casas al mismo tiempo siguiendo con él unos de la plataforma Teams.  Para el otro semestre prevén retornar a clases 100% presenciales ya que el Ministerio de Educación emitió una circular donde instruye de que tienen que retornar a clases presenciales.

El paso a clases 100 % virtual cuando se entró a la cuarentena producto de la pandemia covid19, no fue un proceso traumático en la NUR ya que sus docentes estaban capacitados en el manejo de plataforma virtual desde hace 10 años atrás. Actualmente en la gestión 2022 solo se entrenó a los docentes en el manejo de los nuevos equipos del aula para las clases hibridas porque estuvieron casi dos años con clases virtuales, explicó Gustavo Ortega, Vicerrector Académico de la NUR.

Esta capacitación y entrenamiento fue sobre el uso de las pizarras inteligentes, de la cámara inteligente, configuración del sonido, uso combinado de pizarra y pantalla adicional, etc., manejo de micrófonos, entre otros temas, además de las nuevas estrategias pedagógicas para clases hibridas; que hasta ahora han funcionado muy bien según el vicerrector académico.

Una universidad referente de la educación privada en el país

La Universidad NUR fue la primera universidad privada legalmente establecida por Decreto Supremo lo que abrió la puerta a la existencia de universidades privadas en Bolivia.

A lo largo de sus 40 años de vida, creó la modalidad semipresencial a inicio de los años 90, trabajó en influir en la legislativa nacional y se permitió que exista programas semipresenciales lo que muchas universidades ahora tienen. Además, incursionó en modalidades y eventos virtuales y ha tenido una serie de mejoras para dar accesibilidad a la educación: el primer programa en un centro penitenciario en Bolivia, el primer programa de lengua nativa que se ha hecho en Bolivia, primer programa de potenciamiento de maestros o agentes de desarrollo en las comunidades que después ha dado paso a una serie de iniciativas gubernamentales en Bolivia y en otros países, entre otros muchos logros.

No es fácil hacer un recuento de los hitos de la universidad a lo largo de estos 40 años de vida institucional, pero desde la universidad comentaron que todas sus acciones y logros hasta la fecha están orientados y van direccionados a dos ejes que priman en la NUR. El primero es dar accesibilidad a la educación superior para que todo tipo de personas y sectores sociales puedan tener acceso a ella y el segundo eje es proporcionar una educación superior basado en principios y valores, una educación no solo científica sino también moral y espiritual.  En estos los dos ejes se ha logrado grandes aprendizajes y grandes avances e influencias en la dinámica nacional de la educación superior en nuestro país.

Se lograron programas académicos que contemplan elementos que no solamente son técnicos y científicos o cómo tener una gestión institucional que sea efectiva, conectar con la sociedad y tener actores y diferentes instancias, tener una red de ex estudiantes que creen que la NUR tiene programas que responden a las necesidades de hoy en día, llegar a diferentes sectores de la sociedad adultos, jóvenes, gente del sector rural, del sector urbano, llegar a ciertos sectores poblacionales que no tenían acceso a la educación superior y marcar una pauta.

 “La universidad NUR no es una universidad exclusiva sino esencialmente inclusiva donde buscamos que todo tipo de personas tenga acceso a la educación superior; no solamente un sector de la sociedad. Por otro lado, la ciencia o conocimiento científico sola, no logra cambios significativos, la ciencia sola genera una cultura materialista. Creemos firmemente que con la orientación espiritual, religiosa y moral en armonía con la ciencia se logrará un desarrollo económico y social basados en principios de justicia y paz”, destacaron desde la NUR.

La universidad como formadora de agentes de cambio

Bajo estos principios y valores la universidad en estas cuatro décadas de vida formó a profesionales y agentes de cambio que hoy en día ocupan cargos muy importantes en sectores como el empresarial, político, entre otros.

Entre ellos está Martha Gutiérrez, asambleísta departamental que destaca a la universidad como formadora de líderes pero sobre todo de seres humanos comprometidos con la sociedad.

“La universidad NUR no solo me formó profesionalmente sino que me formó humanitariamente. Me hizo ver la realidad a través de los trabajos sociales que hacen y el compromiso que en mejorar la calidad de vida de sus estudiantes y de las habitantes del departamento”, expresó Gutiérrez.

Aprovechó para enviar una felicitación a todo su plantel docente, pero sobre todo al rector de la NUR que también fue su catedrático que hoy en día lleva diferentes programas a favor de la sociedad. Destacó el programa que permite a los jóvenes estudiar y trabajar a través de las clases semipresenciales igual de exigentes que las presenciales, además del programa que tiene la universidad en la cárcel que ella como autoridad ha tenido la dicha de conocer al visitar estos centros y ver como estos programas cambian la vida de las personas dándoles una oportunidad de verse en un futuro como mejores personas.

Otro profesional formado en la universidad NUR es Juan Pablo Martínez, licenciado de Economía Agrícola con un diplomado en Desarrollo Sostenible y maestría en Comercio Internacional que destaca la calidad académica de la universidad.

“Tengo docentes que todavía los veo totalmente comprometidos, amantes de lo que hacen, investigadores natos. Veo a una universidad con unos valores y unos conceptos morales muy elevados lo cual permite también una formación muy integral”, dijo Martínez, gerente de agropecuaria de PIL.

Recuerda que tenía cursos y materias donde se integraba con otras carreras donde hacían trabajos interdisciplinarios que le dio una perspectiva muy importante sobre el mercado laboral y la vida laboral.

Proyectos

Entre los  proyectos de la universidad está el seguir llegando a varios sectores de la sociedad, consolidar cinco grandes áreas académicas y ha venido trabajando en esas cinco áreas. Este año le aprobaron las carreras de Nutrición, Fisioterapia, Redes y Telecomunicaciones, Psicología y Psicopedagogía. Además, tienen otro paquete de carreras a la espera de la aprobación del Ministerio de Educación.

Comentarios