Escucha esta nota aquí

La Facultad de Teología “San Pablo” de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” llegó a sus 50 años de vida, una oportunidad para mirar los avances a lo largo de los años, ver la contribución a la sociedad y trazarse nuevos retos.

El sacerdote jesuita Manuel Hurtado, presidente de la Facultad Teología, contó que la Facultad nació en 1971 con la misión de formación teológica y filosófica en general abierta para todos, pero con el deseo principal de formar religiosos, seminaristas y personas que están ligadas a Iglesia. Actualmente es la única Facultad de Teología en Bolivia donde pueden hacerse de estudios universitarios en Teología. Es el único lugar donde se puede obtener un título civil en Teología y al mismo tiempo un título eclesiástico.

“Ya son 50 años que se han formado una gran cantidad de personas y la secuencia de los estudios de Filosofía y de Teología ha ido desarrollándose. Ahora la Facultad además de tener una sola carrera de Teología, tiene una diversidad de programas de posgrados”, destacó Hurtado.

El interés por la carrera

El presidente de la Facultad refleja un interés, en primer lugar de los estudiantes que se aproximan, seminaristas o religiosos de órdenes religiosas, pero al mismo tiempo de los laicos, una gran variedad de personas hombres y mujeres que tienen interés de formarse en Teología cosa que antes no había. “Normalmente la tendencia a nivel mundial es disminución del interés por los aspectos religiosos, pero curiosamente en Bolivia el interés por lo religioso ha resurgido, no sé si por una convergencia de elementos históricos que hemos estado viviendo los últimos 20 años o poco más”, dijo Hurtado.

Hay interés de lo religioso al nivel de las culturas originarias, en el ámbito de las iglesias cristianas, del diálogo ecuménico con las otras iglesias, parece ser que la identidad de Bolivia como país es religiosa donde los procesos de secularización que se viven en otras grandes metrópolis de América latina y del mundo, en Bolivia funciona de forma diferente, agregó.


Ruth Riskowsky, rectora de la UCB Cochabamba y Manuel Hurtado

Contribución académica

 La Facultad de Teología, además de ofrecer la formación académica en los tres niveles básicos, paralelamente organiza una serie de coloquios, paneles y congresos a nivel nacional e internacional en el ámbito de lo teológico y lo filosófico y anualmente tienen una serie de actividades de extensión universitaria. La contribución en lo académico también la hacen mediante las publicaciones semestrales de artículos en su revista de cultura, Filosofía y Teología “Yachay”. Aparte de la revista cuentan con una gran producción bibliográfica, principalmente desde el Instituto de Misionología de la carrera de Misionología.

Desafíos presentes y futuros

Para el presidente de la Facultada de Teología los desafíos comenzaron antes de la pandemia, en 2019, con la conmoción política y social se retrasó en el avance y tuvieron que buscar los medios para igualar los procesos académicos. Cuando ya estaban tomando velocidad vino la pandemia y con ella el desafío de transformar la enseñanza que estaba pensada presencialmente a una enseñanza totalmente virtual.

La universidad Católica Boliviana “San Pablo” puso todas sus plataformas y medios para responder a estas nuevas necesidades y gracias a esto en el segundo semestre con clases virtuales los índices de deserción en la Facultad fueron mínimos.

Hurtado también habló de las proyecciones de ofrecer una formación bastante amplia para laicos a nivel de Bolivia. Es decir, el poder llegar a lugares que no se llegaba antes con formación básica, que tengan diplomas universitarios a los que puedan acceder gente por ejemplo, que vive en la amazonia boliviana o en las fronteras. “Estamos en la elaboración de ese programa que va a tener una alcance nacional con las plataformas de la UCB y al mismo tiempo estamos programando la creación de una maestría de Teología Bíblica semipresencial. Esto abrirá la posibilidad de que se inscriba gente de otros países o de cualquier parte de Bolivia”, expresó.

Por otro lado, para cerrar su año de celebración por los 50 años de la Facultad tienen planeado publicar un libro con la memoria histórica de la Facultad que tiene previsto ser presentado en noviembre.


Comentarios