Escucha esta nota aquí

La Philip C. Jessup International Law Moot Court Competition, también conocida como Jessup Moot, es la competencia internacional más antigua y grande del mundo, que atrae a participantes de casi 700 facultades de Derecho de más de 90 países en los últimos años (100 países en 2018). El evento ha sido descrito como la competencia de tribunales simulados más prestigiosa del mundo por un gran número de organizaciones y universidades a nivel internacional, y es uno de los principales moots a nivel mundial.

Este año el concurso consistió en la simulación de un litigio ficticio entre países ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y contó con representación boliviana gracias a la participación de los estudiantes de la carrera de Derecho de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo”, regional Santa Cruz, Mirko Olmos y Rafaela Mondacca, quienes formaron parte de las rondas orales de la competencia. Sofia Camacho y Manfred Araúz colaboraron en la redacción de los memoriales en la primera etapa. El Docente a cargo fue el Dr. José Manuel Canelas.

La competencia consta de dos etapas: una escrita, donde se deben preparar dos memoriales (demandante y demandado) y una oral, donde se participan en audiencias. Este año debido a la pandemia la competencia se realizó de manera virtual. Desde el 8 de marzo hasta el 18 de abril, el equipo boliviano participó en un total de 10 audiencias, enfrentándose a universidades de renombre mundial y a estudiantes de maestría. Entre las principales universidades oponentes se encontraban: London School of Economics (estudiantes de maestría), Fordham University, Singapore Management University School of Law, Ahmad Ibrahim Kulliyyah of Laws, International Islamic University, Universidad Nacional Autónoma de México, University of Baltimore, Universidad de Loyola, y la Islamic University, Kushtia.

Brillaron por el país

El equipo de Mirko y Rafaela se convirtió en el primero en participar de la Jessup Competition en la historia de Bolivia, y logró avanzar a las Rondas Avanzadas White & Case, donde sólo el mejor 30% de los equipos de los 570 participantes lograron avanzar.

 “Nunca es fácil ser pionero y menos aún en un idioma que no es el castellano. Más de cinco meses de esfuerzo constante dieron nuestros resultados. El conocimiento que adquirimos de Derecho Internacional no nos lo quita nadie, pero lo que más destaco es haber conocido abogados de todo el mundo”, expresó Mirko Olmos.

 La estudiante Rafaela Mondacca, calificó su participación en el evento como una inolvidable experiencia. “Nos tomó cinco meses elaborar los memoriales y un mes de audiencias. Un tiempo corto pero intenso. Fuimos osados, competimos frente a frente con las mejores universidades del mundo y todo el proceso se realizó en inglés. Nos sentimos muy orgullosos de lo que logramos, no solo por nosotros, representamos a nuestra universidad y a Bolivia”, dijo.

El 18 de abril tuvo lugar la premiación en una ceremonia virtual. El equipo de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” obtuvo dos reconocimientos: Mención de Honor, otorgada a las mejores nuevas facultades de derecho en participar en la competencia y segundo lugar del Premio Baker McKenzie, otorgado a los mejores nuevos equipos con ranking de puntuación más alto entre los nuevos países en participar.

Comentarios