Escucha esta nota aquí

La pandemia por Covid-19 ha limitado el ejercicio de los derechos humanos, cuya finalidad es preservar la vida y la salud de todos los humanos, que muchos lamentablemente perecieron frente a ella. Esta trajo mucho temor ante el desconocido origen, la rápida propagación, la forma adecuada de atender a los pacientes y la ausencia de un tratamiento científico recomendable (vacuna), circunstancias que puso en vilo al mundo entero en su combate, siendo lo más adecuado someter a la población a una cuarentena.

Todas las instituciones gubernamentales han tomado medidas rígidas a fin de evitar la propagación del virus; como el confinamiento, dejando a criterio empírico el tratamiento de una enfermedad desconocida para todos los bolivianos. A principio hubo un temor alto con relación al personal médico de todos los centros de salud, el rechazo a pacientes con síntomas de Covid-19 por falta de conocimiento sobre la enfermedad o por falta de políticas de estado.

El doctor Rafael Quinteros Montaño, gerente General de la Clínica San Rafaela S.R.L., el 18 de marzo crea el Primer Observatorio Científico de Bolivia contratando los servicios de especialistas en medicina crítica y otros para poder recopilar las mejores evidencias científicas a nivel internacional y ponerlas en una realidad boliviana. 

Estas investigaciones fueron un inicio para que el equipo de investigadores bolivianos recopilen las mejores experiencias y las pongan en ensayos clínicos, los cuales dieron excelentes resultados en más de 6 meses de trabajo realizado por esta institución demostrando más de 1.700 expedientes clínicos, tres publicaciones internacionales y más de 10.000 comentarios en las redes sociales de personas que dan fe y confianza de la investigación con una primera presentación del primer protocolo de manejo y medicación de pacientes con Covid-19, que sucedió el 7 de mayo

Finalmente, con la presentación de un protocolo basado en cuatro esquemas de tratamiento como primera línea de presentación fue el fármaco Ivermectina, Amoxicilina más Ácido clavulanico, Dexametasona, Fenofibrato, Metilsulfonilmetano (MSM), y otros que son parte del trabajo de investigación farmacológica a la cabeza del doctor Quinteros, que permitió a médicos y al pueblo el descongestionamiento de los centros de salud y la pérdida de temor frente a la enfermedad.

Protocolo

•Esquema 1: Plan de atención domiciliaria básica, consultas médicas y cuerpo de guardia. (Solo casos leves y asintomáticos y/o contactos directos). Asinstomáticos, gripe ligera, congestión nasal, ligera cefalea, diarreas, dolor de garganta.

•Administrar: Inmunomoduladores/reducción de la carga viral (se hace referencia en orden de elección). Primera línea (Ivermectina vs Nitazoxamida, Ivermectina: 200 mcg/Kg por 48 horas). Para pacientes de 60kg 2 tabletas de 6 mg dos días seguidos, para pacientes de 90kg 3 tabletas de 6 mg dos días seguidos, para pacientes de 120kg 4 tabletas de 6 mg 2 días seguidos. Alternativa: Nitazoxanida: 1 gramo dosis de ataque y continuar 500 mg cada 12 horas por 5 días.

•Para incrementar la respuesta inmunológica y como antioxidantes se recomienda emplear a todos los pacientes otros inmunomoduladores conjuntamente (por 10 días) como la Vitamina C (dosis altas) mínimo 3000 mg por vía oral, Zinc: 20 mg /día, Magnesio. 2 gramos al día (a menos que se encuentre en anuria o con contraindicaciones), Vit D3 (tableta cada 12 horas), Vit E (1 tableta al día)

•Analgésicos/antiinflamatorios, Ibuprofeno 600 mg cada 12 horas (a menos que exista contraindicación). Paracetamol 500mg a 1 gramo cada 12 horas. Vía oral o endovenosa según sea el caso (si alergia al ibuprofeno o HTA no controlada u otra contraindicación).

•Antitusivos/antigripales

•Antitusivos: Jarabe de codeína 10 ml c/8 horas (recomendado en los casos de accesos de tos). Alternativa: Jarabe de dextrometrofano 10 ml cada 8 horas. Antigripales: Antifludex, antigripal LCH o cualquier otro disponible.

•Fenofibrato 200 mg dìa por 15 días •Profilaxis tromboembólica. ASA para casos ambulatorios de 200 a 500 mg/ 2 veces al día a juicio clínico (a menos que exista contraindicación), puede mezclarse con infusiones. En este tipo de pacientes es innecesario el uso de antibioticoterapia. Recordar que este es el grupo de pacientes que evoluciona como una gripe habitual en el 80 % de los casos, con o sin tratamiento.

Objetivo del tratamiento reducir ese 20% que llega a ser sintomático con posibilidades de complicaciones y con ello disminuir la demanda de atención hospitalaria.