Escucha esta nota aquí

La cadena de suministro resiliente es aquella que tiene los protocolos de gestión para asumir con flexibilidad situaciones disruptivas, pudiendo sobreponerse a ellas en forma acelerada.

1.- Obtener una visión clara de todos los riesgos de la cadena de suministro, incluyendo los eventos de baja probabilidad y alto impacto como lo ha sido la pandemia del Covid-19.

2.- Actualizar el enfoque de la gestión de riesgos. El foco debe ser prevenir, controlar y mitigar los riesgos permitiendo a las empresas ajustarse rápidamente.

3.- Compensar Lean con la Resiliencia. El foco en el ‘supply chain’, previo a la pandemia, ha sido buscar operaciones eficientes y con una orientación “lean” (sin desperdicio). Sin embargo, hoy la gestión ‘lean’ debe compensarse con la capacidad de recuperación rápida ante cualquier disrupción.

4.- Implementar Big Data en Logística. Con esta información se pueden detectar las tendencias, comportamiento de los clientes, proveedores y los errores en las operaciones, para poder introducir soluciones a los procesos e, incluso, detectar nuevas ventajas competitivas.

5.- Implementar tecnología que permita mayor trazabilidad de los productos.

6.- Reforzar la integración de proveedores locales y regionales, que permitan una mayor adaptación y mitigación a externalidades negativas.

7.- Crear relaciones más colaborativas y resilientes con proveedores críticos. Las relaciones corporativas duraderas y fuertes pueden ayudar a las empresas a fortalecer la preparación general ante cualquier interrupción.

MERSUR, tu socio comercial para una cadena logística resiliente.

Comentarios