Escucha esta nota aquí

Una investigadora de la universidad de Glasgow, en Escocia, ha desarrollado un teléfono para perros. El dispositivo, que parece extraído de una película y consiste en una pelota con un acelerómetro que al registrar movimiento se conecta con una computadora y lanza una videollamada con el dueño de la mascota. Así informó Hipertextual.

El proyecto del teléfono para perros, denominado DogPhone, está liderado por Ilyena Hirskyj-Douglas, una especialista en interacción animal-máquina que se desempeña desde hace años en mencionada universidad. La investigadora dice que esta solución está centrada en las necesidades del perro y no en el dueño.

La idea principal del teléfono para perros es calamar a las mascotas que sufren ansiedad cuando se quedan solas en casa. Si bien es cierto que en la actualidad existen una multitud de herramientas para hablar con un perro a distancia —e incluso jugar con él—, este dispositivo le da el control de la situación al animal para llamar cuando lo necesite.


El dueño puede elegir si atiende o no la llamada, como así también en qué momento colgar. También puede llamar a su mascota, pero el animal es quien tiene que mover la pelota para contestar. “Esta es solo una forma de demostrar que los perros pueden controlar la tecnología”, dice a The Guardian Hirskyj-Douglas.

Como se puede ver en las imágenes, el teléfono para perros funciona con el movimiento. Cuando el animal lo agita, se realiza el intento de llamada. Si el humano contesta, ambos pueden verse y escucharse. No obstante, puede que en muchas ocasiones la mascota lance llamadas por error.

En la fase experimental de siete días para teléfono para perros, Zack, el perro de Douglas, hizo un total de 35 llamadas, es decir, registró un promedio de unas cinco por día. “Zack me llamó, pero no estaba interesado en nuestra llamada, sino que estaba buscando cosas en su cama”, señala Hirskyj-Douglas.

Aunque se le había mostrado cómo funcionaba el sistema del teléfono para perros, los investigadores aún no tienen claro si Zack sabía lo que estaba haciendo. En cualquier caso, este proyecto recién está en sus etapas iniciales y los responsables confían en que esta tecnología puede traer beneficios para las mascotas.

Comentarios