Escucha esta nota aquí

Las alternativas son varias. Y la confusión de cuáles usar y cómo, aumenta en lugar de descender. Es por ello que Karina Bravo, jefa de Laboratorio CMQ validaciones de barbijos, viseras protectoras y ropa quirúrgica  de la Universidad de Santiago de Chile, explicó al diario La Tercera  que en un contexto de escasez existen varios puntos a tomar en cuenta a la hora de pensar en qué barbijo usar.

1. ¿Ocupar dos mascarillas?

El descubrimiento de las nuevas variantes altamente transmisibles, en Estados Unidos provocó estos últimos días que expertos en salud pública recomendarán a la población usar 2 barbijos para aumentar la protección.

Un consejo que llegó de voz de Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de ese país. El especialista promocionó el uso de doble barbijo en el programa de televisión Today señalando que esas 2 capas de protección “tiene sentido común y que probablemente sería más efectivo”.

Sin embargo, en una siguiente entrevista en CNN, Fauci señaló que se deben seguir las recomendaciones dadas por los  Centros de  Control y Prevención de Enfermedades (CDC, sus siglas en inglés) que no exige usar dos barbijos  o N95.Rochelle Walensky, la nueva directora de los CDC advirtió posteriormente que las máscaras N95 son incómodas de usar y pueden disuadir el uso constante si se expanden al público en general.

Anthony Fauci, principal experto en enfermedades infecciosas en EE.UU., promocionó el uso de doble máscara señalando que esas dos capas de protección “tiene sentido común y que probablemente sería más efectivo”.

Bravo señala que si se cuenta con suficientes mascarillas certificadas resulta razonable usar dos. Recomendación válida para el contexto de Estados Unidos, sin escasez. Sin embargo, dice, existe evidencia que señala que usar dos mascarillas no resulta confortable, “la evidencia muestra que las personas al usar dos mascarillas las usan por menos rato, suele asomar la nariz o las se la sacan en momentos inapropiados, pero siempre es más razonable usarlos y en primera línea certificadas"

2. Tela exterior repelente al agua

En el caso de los barbijos sociales o de tela, la especialista indica que tienen que ser de doble o triple tela. “La tela externa tiene que ser repelente al agua, debe tener una tela intermedia como algodón o una tela que funcione como filtro, y la tela interna que va en contacto con el rostro debe contar con alguna proporción con nylon o poliuretano junto a algodón”, destaca.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, sus siglas en inglés)  indican que las mascarillas sociales deben considerar “dos o más capas de tela lavable y transpirable” e insiste en evitar las máscaras quirúrgicas y otros revestimientos faciales destinados a los trabajadores de la salud.

3. Ajuste similar a N95

Si no se cuenta con una cubierta facial de grado médico es posible obtener mayor protección si se usa una mascarilla que quede bien ajustada al rostro de triple tela. “Ojalá se considere un ajuste en el rostro similar a la N95”, indica Bravo.

¿Cómo se logra eso? Al ponerse la mascarilla, indica Bravo, hay ajustar los elásticos y la mascarilla tiene que cubrir la nariz y tener ajuste para producir un sello (metal presente en las quirúrgicas). “Ese ajuste va por sobre la nariz gracias al metal que lleva y hace que se ajuste a la talla de nariz”.

Lo más importante de cualquier mascarilla es que logre el mejor tipo de selle en el rostro. “Las quirúrgicas de todos colores también son efectivas, pero no se recalca la importancia del calce. El ISP mide las mascarillas y tienen la capacidad de medir sellos, pero con respecto a las mascarillas sociales no se les mide el sello en el rostro en la actualidad, esperamos instalar esa capacidad pronto”, indica Bravo.

El barbijo apropiado debe cubrir completamente la nariz y boca y ajustarse cómodamente a los lados de la cara. Tampoco se aconsejan las hechas de vinilo u otra tela que dificulte la respiración, ni aquellas con máscara con válvulas de exhalación o conductos de ventilación, ya que permiten que las partículas de virus escapen de forma concentrada.

4. Quirúrgicos certificados

La mayor parte de los barbijos que se encuentran en los mercados de Sudamérica son importados y los controles de calidad son muy escasos. Por ello, en caso de contar con barbijos quirúrgicos  importados, la especialista explica que es recomendable usarla sobre ella una de tela, “y así es probable que se acerque a 90% de filtración bacteriana”. La combinación de dos capas de material relativamente ineficiente puede funcionar mejor juntas que una sola mascarilla de mala calidad.

Una desventaja del barbijo  quirúrgico  es que muchos no se ajustan tan bien al rostro. Por eso la opción de usar una de tela sobre ella puede permitir un ajuste más apretado y al mismo tiempo agregar una capa adicional de filtración.

5. Viseras protectoras como complemento

La evidencia es cada vez más clara de que el Covid-19 puede propagarse por pequeñas partículas suspendidas en el aire. Es por eso que las viseras  protectoras de plástico transparente, que en un principio era solo de uso del personal sanitario, se han masificado.

Para que las viseras protectoras cumplan con su objetivo de protección tienen que usarse con barbijos, “son estrictamente complementarios”, dice la experta.

Por eso, explica, no podría un protector facial certificado compararse al uso de lentes ópticos o de sol como protección: “el lente no actúa como barrera, las pantallas faciales y también anteojos tipo antiparras sí dan una protección similar porque protegen la mucosa de los ojos, se validan por la misma normativa UNE 168, en cambio los anteojos de cualquier tipo están abiertos en la zona superior y no cumplen dimensiones mínimas, lo que hace susceptible a la mucosa de los ojos como vía de contagio”.

Comentarios