Escucha esta nota aquí

Arrancan los primeros ‘sures’ del año. El soleado clima cruceño se tiñe de nubes grises y vientos del sur. Se acerca el invierno y, con el riesgo del coronavirus todavía en las calles, deben enfatizarse las precauciones para resguardar la salud.

La alimentación se convierte en un pilar fundamental en el cuidado del cuerpo. La nutrición saludable y consciente permite asimilar las vitaminas y minerales que fortalecen las defensas. Productos como las verduras aportan una gran cantidad de vitaminas. 

La preparación en una sopa caliente y sabrosa facilita el consumo de verduras en invierno. 5 recetas sencillas y económicas servirán para que este invierno sea sazonado con ricos platos hechos en casa.

Sopa de cebollas

Se ha convertido en un popular plato de la cocina francesa. Fácil de preparar y muy económico. Las cebollas picadas a la juliana, en finas franjas alargadas, se sofríen en la sartén con algún aceite vegetal o margarina. Si desea un toque gourmet, un bañito de vino blanco ayudará a matizar el sabor.

Una vez se logra una textura casi transparente en las cebollas, se pasan a una olla de agua hirviendo para completar la preparación. De acuerdo al gusto del comensal, se puede agregar un caldo de hortalizas o de carne para que tenga más cuerpo.

Antes de servir y cuando aún esté caliente la sopa de cebolla, coloque una rebanada de pan y espolvoree queso rallado. El toque francés se puede lograr con el gratinado final. Introduzca la sopa servida, con el pan y el queso rallado, en un horno o grill y aguarde a que el queso se gratine antes de llevarla a la mesa.


Sopa de huevo

Agua hirviendo y huevo batido. Es un plato típico chino de muy sencilla preparación y que puede complementarse con otros ingredientes para enriquecer en sabores y propiedades. Sal, pimienta, fideos y, para más sustancia, algo de pollo o carne.

Al añadir el huevo batido al agua hirviendo, siempre es recomendable colocar alguna pieza de caldo de verduras o de carne para ganar en cuerpo y sabor, se crean finas y sedosas fibras del huevo cocido que flotan en el caldo.


Sopa de verduras

Un infaltable de la cocina de invierno. Permite infinidad de variables y sabores que dependen de las verduras que se tengan a mano. Se prepara el caldo hervido para mezclarlo con verduras de hoja verde, champiñones y otras hortalizas como tomate y calabaza. Con el tiempo suficiente, tendrá una voluminosa sopa de ricas y nutrientes verduras.

La crema o puré de verduras se obtiene de esta misma sopa. Con la batidora se mezclan todos los ingredientes ya preparados para obtener un cremoso puré que conquista el apetito de cualquiera.


Crema de zapallo

Una tradicional sopa de zapallo calienta el cuerpo en época de frío. Se prepara el zapallo en trozos y se acompaña de otros ingredientes que aportan color, sabor y nutrición, como zanahoria, papa o vainitas. Al igual que todas las sopas, deben hervir pacientemente en un caldo junto a los aderezos que el chef del hogar disponga: sal, aceite o especias más aromáticas.

Se puede servir como sopa o crema. Para esta última, se mezcla el cocido con un poco de crema de leche o queso y se bate para que se haga una pasta anaranjada.


Sopa de tomate

Es un caldo que se prepara con tomates picados y la compañía de cebolla, pimiento, zanahoria y un diente de ajo. Con un poco de aceite de oliva, se sofríe a fuego lento todos los ingredientes, menos el tomate, para que ‘saquen’ su sabor y aroma. La sazón de sal y pimienta queda al gusto del cocinero. Un truco de experto recomienda agregar una cucharada de azúcar para que contrarreste la acidez de los tomates.

Los tomates se preparan con una pasada de un par de minutos por agua hirviendo mientras se escalda. De esta forma, la piel del tomate se sacará más fácil. Con los tomates listos, ya sin piel, se pican en trozitos pequeños y se agregan al resto de verduras.

Cubre con agua las verduras y tomates mezclados y que hiervan 20 minutos a fuego medio. Se bate para que adquiera una textura más pastosa y cremosa. Listo para servir.