Escucha esta nota aquí

Se van a cumplir 2 meses sin clases presenciales para los estudiantes, tiempo en el que han permanecido en casa sin opción de salir a jugar a la calle. Para muchos niños, esta situación es difícil de entender y mucho más compleja para sobrellevar. Necesitan actividades que conduzcan su dinamismo y despierten su creatividad.

Las manualidades permiten desplegar la creatividad de los menores al mismo tiempo que desarrollan sus habilidades motrices. Si, además, se utilizan materiales que hay en casa y, muchas veces, serán desechados, es una buena oportunidad para enseñar a reciclar.

A continuación, 7 ideas sencillas y prácticas para realizar en casa y disfrutar con los hijos:

Alcancía

Se requiere una lata vacía con tapa de plástico, como por ejemplo un bote de aceitunas o un envase de cocoa. Con la ayuda de un adulto, abre una ranura en la tapa para que puedan ingresar las monedas.

Para decorar tu alcancía, recorta una cartulina que tenga las dimensiones de la lata, pero recuerda dejar espacio para colocar la tapa y ampliar la longitud de la cartulina para poder pegarla alrededor del frasco. Colorea y personaliza la cartulina para que todos sepan que es tuya.

Dragón chino

Un juguete vistoso y colorido que servirá para contar maravillosas historias. Junte varios vasos de plástico y píntelos de colores vistosos y llamativos. Con un punzón o un clavo realice un agujero en el centro de la base de cada vaso y únalos todos con una cuerda. Para la cabeza del dragón puede usar un envase de yogurt colocado a la inversa que el resto de los vasos.

Para personificar al dragón, recorta en una cartulina la boca y los ojos y pégalos en la base del yogurt. Ya está, estira los vasos para jugar y recógelos uno dentro de otro para guardar el dragón.

Gafas de payaso​

En una cartulina negra dibuja y recorta las partes de las gafas. Dos cuadrados enganchados por un arco junto a dos enormes patillas. Con colores o stickers, decora las gafas para que sean vistosas. Un envase de yogurt, lo más pequeño posible, o una pequeña bola de goma eva servirán de nariz. Haga dos hendiduras a los costados del envase de yogurt para que las gafas encajen en ellas y agregue pegamento para mejor una sujeción. Las patillas de las gafas se pueden también colar o colocar una goma elástica.

Pez botella

Reutiliza los materiales sobrantes de la casa para elaborar un hermoso y colorido pez. Sirve cualquier tipo de botella plástica. Para darle forma al pez, agarre botella desde la mitad y retuerza la parte de abajo como si se tratara de un tornillo.

Recorta papel de colores, mejor si es papel crepé, en pedazos pequeños, de unos 2 cm cada recorte. Encola la botella con pegamento y agrega los colores de manera salteada. Las aletas y los ojos son de cartulina. Córtalos y pégalos para completar el pez botella.

Monstruos

Se parte de los rollos vacíos de papel higiénico. Consigue tantos como monstruos quieras hacer. Pinta cada uno de los monstruos de un color distintivo, para que diferencies a los buenos de los malos.

En una cartulina recorta las figuras de las manos y los pies, siempre en número par. Los pies se colocarán en la base del cartón. Para darle volumen a las manos, recurre a un lapicero y córtalo por la mitad. En un extremo colocamos las manos y el otro lo introducimos por unas ranuras abiertas en el rollo de papel.

Ya casi está. Tapa la parte superior con cinta adhesiva. Realiza un agujero en el medio y coloca hebras de lana a modo de cabello. La lana de colores ayudará a que el monstruo sea más feroz. Solo falta el rostro. Dibuja el rostro sobre el mismo tubo que hace de cuerpo, recuerda, por encima de los brazos, y ya está.

Flor de plástico

Antes de desechar las botellas de plástico, recuerda que pueden transformarse en bellas y coloridas flores. ¿Cómo? Con una tijera corta el fondo de la botella en franjas verticales hacia el pico de la botella.

Con la supervisión de un adulto, prende una vela y pasa los pétalos de la botella sobre ella. El calor deformará de maneras sorprendentes el plástico y hará única cada flor. Como el plástico puede ser tóxico, se recomienda que sea una acción rápida y, siempre, con el apoyo de un adulto responsable.

Tras deformar las hojas plásticas, limpia bien la botella para eliminar cualquier residuo de quema. Como el plástico es traslúcido, puedes pintar cualquiera de las caras de la botella con los colores de tu flor favorita.

Marco de fotos con fideos

Recorta dos piezas de cartón del mismo tamaño. Uno será la tapa o fondo del marco. En el otro, el que irá adelante, realiza un hueco para que pueda entrar la foto. El dibujo de la parte delantera puede ser cuadrado, redondo o en forma de corazón para que se  luzca la foto. Recubre las dos partes de cartón con papel de periódico o un papel rugoso. En la parte exterior del marco, se pegan, de forma aleatoria, diversos tipos de fideo: corbata, espiral, tubo, etc.

Para darle una presencia más vistosa, pinta las dos partes en un color dorado o plateado que disimule los diversos elementos y unifique el color del portarretrato. Y, para culminar, solo resta pegar tres lados del marco exterior sobre el fondo. Al dejar un lado libre, la foto podrá introducirse por la ranura.

Cohete casero

¿Listo para un viaje espacial? Recupera un rollo de cartón de papel de cocina (es más largo) o de papel higiénico (más corto). Envuelve el rollo con una cartulina o papel blanco. Si deseas, puedes dibujar previamente en el papel los colores del cohete.

En la parte de la base, realiza dos cortes verticales de unos 5 centímetros de largo. En esas ranuras se introducen las aletas del cohete. ¿Cómo hacerlo? Recorta un triángulo y esconde la punta del mismo en el interior del tubo. Desde las ranuras aparecerán las aletas que se extienden hasta la base.

Para elaborar la punta del cohete, se necesita un círculo de cartulina de 10 centímetros de diámetro. Realiza un corte desde el exterior hasta la mitad del círculo y podrás obtener un cono puntiagudo para la punta del cohete.