Escucha esta nota aquí

La casa es el lugar más importante de la familia, por ello debe estar siempre limpia, y como parte de esa limpieza está el ingreso de aires nuevos y frescos.

Son varios los beneficios de ventilar la casa, como oxigenar el lugar y reducir la concentración de CO2; regular la humedad: a veces es deseable aumentarla porque el aire está muy seco y perjudica las mucosas respiratorias; reducir el polvo y los malos olores; y permitir que el sol actúe, pues los rayos calientan y "desinfectan" en cierto modo las estancias.

Si no ventilamos pueden aparecer alergias, infecciones, cefaleas, fatiga...

La infectóloga cruceña Macarena Fernández explica que la aireación de la casa se debe hacer durante la mañana y en todas las habitaciones, desde los

dormitorios, hasta la cocina y el baño. Se debe realizar abriendo las ventanas y puertas de cada espacio, permitiendo que las corrientes de aire ingresen al hogar, y, en lo posible, dejar entrar la luz del sol, pues los rayos ultravioletas actúan contra algunos microoganismos.

La profesional recomienda abrir las ventanas mientras se cocina, pues la combinación de olores a comida y vapores puede ser caldo de cultivo para los gérmenes, unen la humedad con las altas temperaturas y allí se alojan los virus.

La ventilación de los dormitorios expulsa gérmenes, como los de la gripe y resfriados, y reduce el polvo, al que muchos le tienen alergia. El momento ideal es después de levantarse de la cama. 

Finalmente, los baños necesitan un cuidado muy especial; después de utilizar el inodoro hay que abrir la puerta para liberar la concentración de gases, al igual que al finalizar las duchas, cuando se acumula vapor que debe ser expulsado.

Tiempos actuales

Si bien el coronavirus no se trasporta en el aire, sí lo hace en la superficie de objetos, por ello, todo lo que ingrese a la casa debe ser desinfectado previamente y aireado para que los olores de los desinfectantes desaparezcan.

La limpieza del hogar, hasta en cierta manera exagerada, es una de las armas para luchar contra el coronavirus que ha detenido al mundo y ha cambiado los hábitos de la población.