Escucha esta nota aquí

El 1 diciembre, en las redes sociales, la actriz canadiense Ellen Page, de 34 años, se despedía de su etapa de mujer y anunciaba que se convertía en Elliot Page bajo el sexo masculino. Desde entonces solo compartió una foto de su nueva imagen, pero, recientemente, habló con la revista Time para compartir detalles de su transición, como parte de la batalla que enfrenta contra el odio y la discriminación a la comunidad trans.

Page comenzó contando a Time que a los nueve años sintió deseos de convertirse en un niño y su familia le permitió cortarse el pelo muy bajo. Sin embargo, al poco tiempo, surgió su primer papel profesional, que lo requería como una niña en la película para la televisión Pit Pony.

"Me convertí en actor profesional a los 10 años. Y perseguir esa pasión vino con un compromiso difícil. Por supuesto que tenía que lucir de cierta manera", expresa.

Tras varios trabajos, a sus 16 años, recuerda que la película Mouth to mouth le dio la oportunidad de actuar con la cabeza afeitada y se sentía a gusto, a pesar de las burlas que enfrentó en el colegio. A los 21 tuvo que convertirse en una madre adolescente en Juno, con nominaciones al Óscar, Bafta y Globo de Oro, y enfrentó el estrés de esa ascensión. "Nunca me reconocí. Durante mucho tiempo ni siquiera pude mirar una foto de mí mismo. También fue difícil ver películas, especialmente aquellas en las que interpreté papeles más femeninos", revela.


Para cuando apareció en X-Men: La batalla final e Inception, Page sufría depresión, ansiedad y ataques de pánico y "no sabía cómo explicarle a la gente que aunque era actor, ponerme una camiseta de mujer me haría sentir tan mal", le dice a Time. 

Así, después de meditar sobre su retiro de la actuación, a los 27 se declaró gay y comenzó a usar trajes en la alfombra roja. También encontró el amor y se casó con la coreógrafa Emma Portner en 2018. 

Para sentirse a gusto trabajando comenzó a producir sus propias películas con protagonistas LGBTQ, como Freeheld y My days of mercy. 

Finalmente, confiesa que el aislamiento forzado por la pandemia provocó su lucha con el género. "La vergüenza y la incomodidad dieron paso a la revelación. Finalmente pude aceptar ser transgénero", dice Page, que en ese momento le pidió al mundo que lo llame Elliot, un nombre que siempre le gustó. 

Agrega que al momento de la publicación se estaba recuperando de la cirugía de reasignación de género, que hizo posible que finalmente se reconozca a sí mismo en el espejo. "Ha transformado completamente mi vida", declara.

¿Cómo se siente hoy? "Este sentimiento de verdadera emoción y profunda gratitud por haber llegado a este punto de mi vida, se mezcla con mucho miedo y ansiedad", concluye Page, que está grabando el éxito de Netflix The Umbrella Academy y acaba de divorciarse de su esposa.


Comentarios