Escucha esta nota aquí

Seis años después de su último éxito, 25, sobre su exploración de las penas del corazón y la pérdida, la poderosa voz de Adele está de vuelta, esta vez para cantar sobre la catarsis que le supuso su divorcio en el disco que nombró "30".

Las 12 canciones, compartidas en todas las plataformas digitales y también en YouTube, desde ayer, comienzan a sumar las reproducciones por millones, especialmente Easy on me y To be loved, que sobrepasa los 3,8 millones, recordando que la artista es una máquina de hacer éxitos.


Inspiración

En el tiempo transcurrido desde que Adele ganó 15 Grammy con el álbum 25, que incluía el éxito Hello, se acabó la relación de casi una década con Simon Konecki.

Por eso, la artista se inspiró en el periodo de la ruptura para componer 30, que refleja las implicaciones que ha tenido tanto en su propia vida como en la de Angelo, el hijo de nueve años que tiene con Konecki.

"Cuando estaba escribiendo el disco había momentos que me decía: 'esto es quizá un poco demasiado privado, quizá estoy mostrándome a mí misma udemasiado", dijo a Oprah Winfrey en entrevista.

"Pero nada es tan aterrador como lo que he vivido en los dos o tres últimos años puertas adentro. Por lo que no me preocupa lo que la gente pueda saber".

Novedades

El nuevo álbum de la estrella de 33 años acompaña su voz con el piano y nuevas incursiones en el motown y el reggae, el afrobeat y la música bailable.

"Dicen que hay que jugar duro, trabajar duro, encontrar un equilibrio en el sacrificio", canta en I drink wine, una canción que transita por los ritmos desde los 70 al gospel en una especie de meditación sobre la autoaceptación.

En Love in the dark dice "quiero vivir y no simplemente sobrevivir".

"Realmente me he sentido así", le dijo a Oprah. "Pero cuando le dije a mis amigos, que estaban convencidos de que realmente era feliz, que era infeliz se quedaron boquiabiertos. Entonces pensé, '¿pero qué estoy haciendo? ¿qué hago por cambiarlo?'"

Algunas canciones de 30, dijo a Vogue, fueron una forma de procesar respuestas a preguntas que tenía su hijo sobre la separación de sus padres, cosas que son difíciles de "entender para un niño de nueve años".

My little love está dedicada a Angelo y también incluye fragmentos de una conversación grabada con él. "Veo tus ojos, abriéndose como un océano/ cuando me miras/ tan llenos de emociones".

Tags

Comentarios