Escucha esta nota aquí

"Una propuesta optimista, alegre y mágica", tal vez en contra ruta de lo que sucede ahora en casi todo el mundo, a causa de la pandemia del coronavirus. Sin embargo Ágatha Ruiz de la Prada, al tiempo de presentar su colección de modas otoño-invierno 2021-2022, dijo que no se deja vencer por los malos aires, que está más renovada que nunca y que le pone colores y formas sugestivas a sus prendas.

La creativa madrileña no se aguantó y decidió lanzar su nueva colección de manera virtual, porque de manera presencial no se podía, por las restricciones del Covid 19. "Me dijeron que espere un año más y no lo acepté. Tenía mis prendas listas y para para 2022 tendré otras propuestas, así que hicimos la producción en un estudio de filmación y ahí está, para que la gente la disfrute", comentó.



Todo salió bien. Recibió muchas felicitaciones llegadas de todo el mundo, pero dice que extraña los desfiles de modas presenciales, en donde los modelos se suben a la pasarela y muestran las prendas ante el público que al final aplauden y cargan el ambiente de emoción. Me gustaría que vuelvan esos eventos, el contacto con la gente, porque al final es para ellos todo el show, agregó la diseñadora.

Estrellas, nubes, flores y sus infaltables corazones, son nuevamente los íconos de su colección, que constituyen el universo de la creativa española. Los colores vuelven a ser fuertes y contrastantes, siguiendo la línea de los neones, que están de moda, como el fucsia, el verde, el azul, el anaranjado, el rojo, tonos que jamás pasarán desapercibidos, explica el diario La Vanguardia.



Dice que ella y sus creaciones se adaptan a la circunstancia, no se pone a llorar por lo terrible que pasa ni cruza los brazos para esperar que se vaya el huracán. No, dice, "hay que enfrentar todo con optimismo, y es que no hay mal que dure cien años, y mientras tanto la gente se tiene que vestir, y ahí tienen mis propuestas", manifiesta.

Dice que después de un año ha vuelto a practicar el único deporte que la saca de su casa, que es caminar. "Me voy por el centro de Madrid, recorro sus calles, voy mirando sus edificios, sus plazas y avenidas, sus calles antiguas, y que bonita que es esta ciudad, o por lo menos así la he visto recientemente, tal vez porque hay menos gente y vehículos. No sé, pero me encanta mi capital", expresa.



El próximo paso que dará será un viaje, a las ciudades que más le encanta, que son París y Venecia. Dice que son lugares para visitar varias veces, por toda la belleza que tienen, porque están cargadas de energía positiva que es lo que siempre busca.

Mientras tanto Ágatha Ruiz de la Prada, una de las diseñadoras más osadas y que rompe esquemas, sigue vigente, con sus vestidos multicolores e íconos, como sus corazones que le dan identidad en todas partes del mundo.

Comentarios